Cómo hacer que un grupo de amigos en la escuela secundaria

Los grupos y las relaciones sociales en la adolescencia surgen de modo natural en la relación de los chicos y chicas, como una etapa más de su proceso de socialización; sin embargo, también pueden ser causa de complejos, de frustración y de rechazo.. El mundo de un niño o niña de alrededor de los 10 años no resulta tan maravilloso y encantador como podríamos suponer. Habla con un adulto en tu escuela (alguien como un maestro, consejero o asesor). Pregunta si le puedes hablar sobre tu situación y explicar tus esperanzas sobre el nuevo año escolar. Fíjate si ese adulto te puede presentar estudiantes con quienes podrías ser buenos amigos. Está bien hacer saber a la gente: “Hola, yo tengo el Síndrome de ... Si bien Fátima reconoció que en Buenos Aires “hay un diálogo más rígido que en CABA”, añadió: “No toda la provincia es lo mismo, por eso tratamos de que el intendente nos ayude a que a un grupo se le permita terminar el año de la mejor manera. El futuro para muchos es incierto, por un 2020 que a todos nos afectó”. Cómo hacer amigos en una escuela nueva. Puede ser difícil tener que cambiar de escuela. Todo será diferente y no sabrás en dónde dictarán tus clases. También puedes tener dificultades para entablar nuevas amistades, ya que es probable que... Seguro que en más de una ocasión has participado en una dinámica de grupo, ya sea en una entrevista de trabajo o como alumno en clase. En realidad, son un recurso muy acertado para trabajar diferentes aspectos con nuestros alumnos y, por supuesto, ahora también se extrapolan a la formación online. Qué ofrece el grupo de amigos en la adolescencia. Veamos algunas de las funciones que cumple el grupo de amigos en la adolescencia: Ofrece apoyo para ajustarse a los cambios sociales de esta etapa, como por ejemplo, el paso al instituto.; Sirve de referencia para la identidad personal.Sus compañeros y amigos pasan por lo mismo que ellos, por lo que son un referente para ellos. Cuando estaba en la escuela tenía ese grupo de amigos que todos solemos tener. Algunos eran similares, pero otros muy diferentes a mí y esa era lo increíble. Compartimos momentos divertidos, inspiradores y otros que ponían a prueba nuestra amistad, pero de los que siempre supimos salir. Como es natural, deseas tener personas a tu lado que compartan las cosas buenas de la vida. Por ello, el grupo de pares en la adolescencia, puede aumentar en gran manera tu alegría de vivir. Así es, la dicha de hacer algo, se disfruta el doble, si estás rodeado de quienes tienen las mismas metas que tú. “No tengo amigos. En la escuela todos siempre se burlan de mí”. Pocas son las palabras que lastiman tanto como oír eso de un niño de cualquier edad. No ser popular durante la adolescencia, sin embargo, puede ocasionar heridas psicológicas profundas y duraderas. Planifica hacer cosas que sepas que la persona disfrutará. Por ejemplo, si hablan mucho acerca de videojuegos en la escuela, escoge dos de tus favoritos para que puedan jugar cuando vaya a tu casa. Si tus padres no tienen problemas, invita a 2 o 3 personas. Algunas veces, es más fácil hacer amigos cuando estás en un grupo más grande.

Necesito de su ayuda

2020.08.02 21:47 Droide451 Necesito de su ayuda

Hola, estoy escribiendo esto otra vez por qué se borró no sé que habrá pasado xd. Soy un chico de 16 años, vivo en en pueblo , soy introvertido, y con pocas habilidades sociales.
Para empezar tengo un grupo de 4 amigos con el que antes nos juntamos muy seguido. Cuando empezó la secundaria ellos dejaron de invitarme, amenos que yo los invitará a juntarse. Así que durante 3 años me junte en su mayoría con un amigo.
Hasta ahí todo bien, pero emepeze a sentir que necesitaba más amigos, me siento solo por qué ellos nunca me invitan amenos que yo los invite, estoy casi solo con ese amigo pero el es como yo introvertido, etc. Con el solo hablo de trivialidades como la escuela, series, etc.
Con el tiempo desarrollé inseguridad y ansiedad a tal punto que pienso que solo se juntan con migo por lástima y que hablaban de mí a mis espaldas.
Ya no sé que hacer quisiera hablar con alguien sobre esto pero no me imagino hablándoles a mis padres sobre esto, por qué ellos son religiosos y me dirían que le ore a Dios, y no creo que pueda resolverlo por mí mismo.
Me encantaría tener un mejor amigo/a con quién poder confiar y poderle contar cómo me siento pero como les dije no tengo muchos amigos. Una vez tuve uno y sentí que me traicionó pero creo que exagero.
Intenté hacer nuevos amigos pero me es difícil ya que todos ya tienen su grupo de amigos. Cómo si fuera poco nunca en tenido una novia, me gustaría tener una para que me pudiera ayudar pero mis padres son religiosos y no me permiten tener novia, tampoco podría estar en una relación en secreto ya que vivo en un pueblo y sería imposible manterlo en secreto.
Esperos sus concejos Gracias
submitted by Droide451 to consejos [link] [comments]


2020.06.03 09:18 Zaphyro_phixics Me siento solo

Tengo 16 años, y bueno como dice el título me siento solo, y muchas veces me siento mal por cosas tan simples pero que poco a poco me van consumiendo, Básicamente cuando yo iba a el kínder era como todos los demás, con la diferencia de que yo me sentaba solo en una mesa, y no era por algún mal hábito o mala higiene, mucho menos por que era agresivo, de hecho creo que el problema era simple, simplemente no hablaba de lo que los demás, y no... no me refiero a que hablaba cosas más avanzadas, más bien al contrario, muchas de las veces no entendía de que hablaban mis compañeros, básicamente el relacionarme era algo muy estresante para mi, por que recuerdo que cuando estaba en una mesa con otros compañeros y los escuchaba hablar, muchas veces sentía que tenía que decir algo, pero no sabía que, así que simplemente me retiraba, poco después una profesora se había dado cuenta de esto, y ella me colocaba con un grupo de compañeros diferentes, pero eso solo empeoró la situación, ahora ya no solo me quedaba callado, si no ya empezaba a llorar, no me gustaba quedarme atrás, y me sentía abandonado, después de eso la maestra me permitió sentarme con ella, ya que estar solo iba a ser un gran impacto para mi,
El tiempo paso y entre a la primaria, pero para este punto ya me estresaba hablar con los demás, me sentía como un estupido, y solo me limitaba a entregar las cosas y quedarme en silencio, por 4 grado empecé a notar ciertos cambios, y es que ahora ya podía hablar un poco más, bueno solo tenía un amigo, con quien me gustaba pasar la mayoría del tiempo, ya que solo jugábamos canicas o algo por el estilo, y me sentía feliz, creo que me sentía satisfecho de no quedarme atrás. Pero en el fondo sabía bien que era un excluido, y solo miraba a los demás jugar o hacer algo en grupo, me sentía triste, con impotencia, no significaba nada para ellos,
La secundaria creo que fue la etapa en la que me di cuenta de muchas cosas, y es que cuando acabe la secundaria sabía que cosas peores venían después de esto, a partir de aquí mis notas bajaron, ya no solo era alguien que no participaba, no se relacionaba, si no que también los problemas académicos se venían encima, aquí no encontré a nadie realmente, mi amigo de la primaria había hecho más amigos y el se adaptó a ese ambiente, en cambio yo no sentía lo mismo, para este punto mis compañeros empezaron ha hacer grupos, los desastrosos, los populares etc., y como es de imaginar yo era el único invisible a la vista de todos, esto empezó a afectarme al punto que solo me sentía seguro en la mañana, ya que me dejaban temprano, y era el primero así que tenía unos segundos de silencio antes de que los demás llegaran, era el único momento, después al pasar a segundo y tercero empezaron los problemas más pesados, me estaba estresando por el trabajo, era más olvidadizo, me regalaban en casa por las calificaciones y entonces también sentía el rechazo de mi familia, pero entonces mi grupo empezó con las “parejitas” y bueno por más que intentaba hablar con alguien no podía, en esos momento era literalmente un perdedor, por un momento ya no quería ir a la escuela pero no lo demostraba, odiaba este uniforme, odiaba ese salón, esas personas, aquí empezó mi odio irracional, pero aquí también tuve una luz, era muy apegado a mis primos, bromeábamos, jugábamos, y nos encantaba pasar tiempo juntos cuando íbamos con nuestra abuelita, y era increíble por que a veces cuando salíamos de vacaciones nos dejaban tener nuestro cuarto, y hablamos de cómo ellos iban con alguna chica, y aunque yo no tuviera a nadie me apoyaban, y para mi todo esto era lo que necesitaba pues en todo, desde equipos de trabajo, hasta fiestas era excluido o era el último,
COMIPEMS fue algo estresante para mi, bueno estaba más nervioso que estresado, pero algo entusiasmado, ya iba a ser un adolescente, y eso que significaba?, que finalmente me iba a incluir, pero mi madre me envió a un curso para estudiar, este grupo no fue la excepción de mi mala sociabilidad, solo me sentaba al lado de la puerta para salir rápido y en receso me sentaba en una esquina para ver las nubes y pasar el tiempo, pero un día alguien nuevo llego, una chica, que me había llamado la atención pues era bonita, y poco después demostró ser inteligente, pero solo era el rechazado del grupo así que lo mantuve en silencio, estuve tan solo que incluso recuerdo cuando ella preguntó a su amiga, de por que yo era tan solitario, pero las cosas no son para siempre y bueno el curso termino, eso fue el inicio para la peor etapa de mi vida,
La preparatoria es ahora donde estoy, pero es donde más me ha costado seguir así, y es que mis expectativas eran altas de lo que iba a vivir, cuando el curso termino me sentía mal, sentí que había perdido a una hermosa chica, poco después mis padres se separaron y esto significó muchas cosas, la pelea entre mi mamá y mi papá por tener la razón, mi abuelita ya no me quería por que para ella sentía que mi mamá era una interesada y que yo era muy débil para su familia, y más temprano que tarde dejaron de hablarme, esto era devastador para mi, me quedé en shock, todo esto pasó en menos de una semana, la chica, mis casi hermanos, una casa donde viví muchos buenos recuerdos se había convertido en la casa de la bruja, cuando entre a la prepa las cosas no mejoraron, ahora era mucho más cerrado que antes, mis notas bajaron, y bueno sigo siendo el excluido,
Sabes lo que se siente que siempre qué hay una fiesta una evento o algo nadie te invita, me quedo en una esquina de el salón y me pongo a leer para que el receso pase más rápido, nadie en el puto tiempo que llevo ahí me ha hablado más que como una persona extraña más, cuando ellos se acercan a mi es por algún estupido problema de algún tonto malentendido que tienen y me piden consejo, y es que he ayudado a muchos pero no es por que me agrade dar consejos, sino solo por que puedo hablar un poco con quien sea.
Hace poco intenté contactar a esa chica y decirle lo que siento, bueno hoy lo intenté de nuevo, pero ese fue el último intento, traté por más de 2 años decirle lo que sentía, pero ella jamás se enteró, tal vez jamás la vuelva a ver.
Siempre que intento hablar con alguien en persona intenta ignorarme, pero creo que en cierto punto ya no quieres intentar. Creo que ese día finalmente llegó. Gracias por leerme.
submitted by Zaphyro_phixics to Depresion [link] [comments]


2018.06.22 00:47 master_x_2k Colmena X

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Colmena X

“911 de Brockton Bay, ¿cuál es su emergencia?”
“Múltiples heridos”, le dije, mirando hacia la señal de la calle más cercana, “Almacén en Whitemore y Sunset. Envíen policías y capas también. Estos tipos son miembros del ABB.”
Hubo una breve pausa: “¿Eso es Whitemore y Sunset?”
“Whitemore y Sunset, sí. Escucha, el líder del ABB, un parahumano llamado Lung, está incapacitado en la escena, pero eso no será así por mucho tiempo. Está drogado y cegado, pero las drogas estarán fuera de su sistema antes de que pase demasiado tiempo.”
“¿Eres una capa?”, Preguntó, “¿Puedo obtener tu identificación?”
“Repito”, la ignoré, “Está drogado y cegado, pero solo la ceguera será un factor cuando los primeros en responder lleguen a la escena. Adviértales que tengan cuidado. También puedes decirles que un segundo parahumano que se hacía llamar Oni Lee estaba presente pero huyó después de resultar herido. Él todavía puede estar en el área.”
“Entiendo. El Protectorado será informado antes de que lleguen a la escena. Tengo ambulancias, policías y equipos de ERP en camino. ¿Puedo obtener su identificación?”
Colgué.
“No puedo creer que le hayas arrancado sus ojos”, dijo Sundancer. Estábamos caminando rápidamente hacia donde habíamos dejado Labyrinth.
“Él sanará”, le señalé, “eventualmente.”
“Cegaste a alguien que estaba incapaz de defenderse. Eso está un poco jodido.”
No podía decir mucho sobre eso. Jodido o no, había sido necesario. No podría haber lidiado con ello si hubiera sabido que lo habíamos dejado allí y él hubiera vuelto al ruedo como de costumbre para el final del día. Lo había detenido, lo mejor que pude.
Está bien, está bien, estaba dispuesta a admitir que tal vez los medios eran un poco turbios. Había peleado junto a algunas personas de mierda, lo había mutilado. Al dejar ir a Fenja, Menja y Kaiser, de cierta forma había aprobado lo que le habían hecho a los hombres de Lung. Pero al final, era lo que quería hacer cuando quería ser un superhéroe. Había derrotado a una persona horrible.
Solo esperaba que los héroes pudieran limpiar el desorden y poner a Lung tras las rejas para siempre esta vez.
“Oye Perra”, le dije, “¿por qué regresaste?” No podía expresarlo mejor sin ofenderla, pero quería saber por qué volvería cuando se suponía que iba a tomar Newter y al soldado de Coil a un doctor.
Perra estaba sentada con una pierna a cada lado sobre Brutus. Ella pareció entender lo que quise decir, “El otro soldado dijo que era un médico entrenado. Me dijo que podía manejarlo, así que volví para luchar.”
“Ah”, dije. “Lo entiendo.”
Al ver que nos acercamos al resto de nuestro grupo, vi que Perra no había mentido. Newter estaba vendado y despierto, mientras que el otro soldado estaba acostado, inconsciente. Tal vez noqueado por el dolor.
“Lo lograste”, sonrió Newter.
“Apenas”, admití, “¿Estás bien?”
“Soy más duro de lo que parezco”, respondió, “Beneficio de mi, um, biología única.”
“Genial”, le respondí, sintiéndome tonta por no tener una mejor respuesta, pero no se me ocurrió nada que decir que no sonara como si lo estuviera intentando demasiado o, peor, sonara sarcástica.
“Este tipo dice que ustedes probablemente salvaron mi vida”, Newter señaló con el pulgar hacia el hombre de Coil que estaba despierto.
“Honestamente, me cuesta para creer que estás despierto y hablando en este momento”, respondió el médico.
“De todos modos, gracias”, dijo Newter, moviendo los ojos de mí a Sundancer a Perra y viceversa.
“No hay problema”, le respondí, sintiéndome tonta por no tener una respuesta mejor o más adecuada. Avergonzada, busqué una razón para cambiar el tema. “Mira, deberíamos salir de aquí en los próximos minutos. Capas, policías y ambulancias están en camino de lidiar con las repercusiones.”
“Está bien”, dijo Newter, “pero tengo que preguntar... ¿un pequeño ejército de cucarachas los trajo esos?”
Estaba sonriendo mientras señalaba un lugar cerca de donde estaba echado. Una pila de bolsas de papel estaba organizada en una pila.
“Me olvidé de que hice eso”, admití, “no se sentía bien dejar el dinero del ABB si terminábamos retirándonos, así que hice que mis bichos lo sacaran de ahí. Todos podrían tomar una bolsa.”
“¿Podemos tomarlo?” Newter preguntó, “¿Segura?”
Me encogí de hombros en respuesta. El dinero no me importaba mucho. “Considéralo un bonus, un agradecimiento por ayudar. Esta, em, no exactamente dividido en partes iguales, así que no lo tomen como un insulto si alguno de ellos termina siendo una bolsa llena de billetes de un dólar.”
“No tengo quejas”, dijo Newter. Extendió la mano y la usó para rodear y recoger una bolsa. El tipo de Coil lo ayudó a ponerse de pie, y uno podía verlo estremecerse y jadear por el esfuerzo. Se tambaleó un poco, luego puso una mano sobre el hombro de Labyrinth para estabilizarse. Sundancer agarró una bolsa, y el médico / observador de Coil agarró dos.
Labyrinth no se estiro a por una, así que me acerqué, agarré una y se la tendí. Ella no respondió.
“Lo cuidare por ella”, ofreció Newter.
“¿Ella se encuentra bien?”
“Ella esta... bastante normal. Para ella, en todo caso.”
Reclamó la bolsa, dejando tres para Perra y para mí, pero nadie se quejaba ni señalaba eso.
“¿Ustedes necesitan un aventón?”, Pregunté.
Newter negó con la cabeza, luego señaló a una boca de alcantarilla en el camino, “Volveremos a uno de nuestros escondites por allí. Territorio familiar para mí.”
“¿Es esa una buena idea, con tu lesión? Quiero decir, declarando lo obvio, pero va a ser bastante asqueroso allí abajo.”
Él sonrió, “No se puede infectar. Mi biología es tóxica para las bacterias y los parásitos, creo. Nunca he estado enfermo, que pueda recordar.”
Por supuesto. Ahora me sentía tonta por hacer que Sundancer usara el alcohol para esterilizarlo, y por hacer un esfuerzo adicional con las toallas sanitarias, para asegurarme que lo que estaba usando estuviera limpio.
“¿Y ustedes chicos?” Le pregunté al tipo de Coil, “¿Aventón?”
“Tenemos uno, pero gracias.” El médico se agachó, ató las muñecas de su compañero, y luego se colocó el lazo de brazos sobre su cabeza, por lo que efectivamente estaba llevando a su amigo a cuestas. Tomó otro segundo para acomodar sus armas, luego se dirigió a través del mismo callejón que Kaiser, Fenja y Menja habían atravesado antes de que comenzara la pelea.
Sundancer iba por el camino opuesto, entonces ella dijo un breve adiós y se fue. Newter y Labyrinth estaban caminando en la misma dirección que Perra y yo, así que caminamos juntos.Labyrinth caminaba como si estuviera aturdida, con Newter llevándola de la mano como si fuera una niña. Era interesante, no solo por ver ese tipo de interacción entre ellos, sino también que sus guantes parecían de tela, y que probablemente estaba arriesgándose a drogarla... a menos que fuera inmune. ¿Una consecuencia de su habilidad? Me sorprendió mirando, sonrió y se encogió de hombros.
“¿Autista?” Supuse.
Él negó con la cabeza, “No, aunque pensamos eso, al principio. Parece que era una niña normal hasta que aparecieron sus poderes. Desde entonces, ha estado en su pequeño mundo, más o menos. Un poco peor en este momento, creo, después de verme herido.”
“¿Eso sucede?”, Le pregunté, haciendo un gesto hacia mi cabeza, incapaz de encontrar una forma inofensiva y simple de expresarlo.
Se encogió de hombros, “A veces conseguir poderes te jode el cuerpo”, hizo un gesto para sí mismo usando su cola, que todavía sostenía las bolsas de papel, “A veces te jode la cabeza. Mala suerte, pero lidias con las cartas que te reparten.”
“Oh”, respondí. No estaba segura de cómo responder. Un horror frío y silencioso se apoderó de mí. Mis poderes tenían algo que ver con mi cerebro. Podía recordar lo loca que me había sentido justo después de que aparecieran mis poderes, ese torrente de imágenes de pesadilla, señales y detalles de mis bichos. Todavía tengo malos sueños al respecto. ¿Qué tan cerca había estado de ser así permanentemente?
Él sonrió, “Esta bien. Ella nos quiere mucho y también estamos apegados a ella. Ella tiene sus momentos lúcidos, cuando nos hace saber que está de acuerdo con el status quo. Claro, ella tiene días malos cuando está muerta para el mundo, pero todos nuestros poderes tienen inconvenientes, ¿sí?”
“Sí”, le hice eco, aunque no podía pensar en un inconveniente para mi poder que siquiera se acercara a eso.
“Creo que estamos bien donde estamos. ¿Eh, L? ¿Estás feliz desde que te sacamos de ese lugar?”
Labyrinth como que se sacudió su aturdimiento y lo miró.
“Sí”, sonrió Newter, “Puedes notarlo porque las cosas que hace con su poder son más bonitas, estos días.” Hizo un gesto hacia la tapa de la alcantarilla, “Aquí es donde nos separamos.”
Labyrinth miró hacia abajo, hacia donde señalaba. Un momento después, una tracería de líneas plateadas se extendió alrededor de la tapa de alcantarilla, extendiéndose y bifurcando como venas. Cuando las líneas se encontraron y seccionaron partes de la carretera, esos pedazos de camino se levantaron y voltearon, revelando una textura de mármol blanco en sus partes inferiores. Cuando estuvo suficientemente rodeada por la extensión de mármol blanco agrietado, la boca de alcantarilla se dio vuelta, revelando una superficie inferior plateada, y luego se abrió sobre una bisagra invisible. Una escalera de caracol de más mármol o marfil conducía a las profundidades. Las paredes blancas tenían un tenue resplandor.
“Genial, ¿eh?”, Respondió Newter. Cuando bajó a la escalera, era sólido bajo su pie. Levantó las bolsas de papel mientras decía, “Gracias chicos.”
“Claro”, respondí. “Hasta luego.”
La boca de acceso se cerró detrás de ellos, y casi de inmediato, el blanco alrededor de la boca de alcantarilla comenzó a desvanecerse.
Levanté la vista hacia Perra, donde estaba sentada con Brutus tuerto. Angelica y un Judas todavía polvoriento estaban justo detrás de ella. Ella me ofreció una mano a la espalda de Brutus.
Había muchos inconvenientes por tener una máscara o casco que no cubría toda mi cabeza. Si me hubiera sentado y dedicado las horas extra para terminar mi máscara y expandir las secciones blindadas, tal vez no habría tenido esa conmoción cerebral que me estaba causando tanto dolor de culo.
Lo bueno, sin embargo, fue que me pareció increíble tener el viento soplando en mi cabello mientras cabalgábamos por las calles vacías. El alivio perfecto de esa loca subida de adrenalina que había surgido al enfrentarme a Oni Lee y Lung unos minutos después. Cerré los ojos y dejé que la tensión fluyera de mí.
Cabalgamos así durante unos minutos. Perra tomó giros y se movió sin rumbo fijo mientras se dirigía al este, hacia el agua y las playas. Tal vez estaba tomando medidas evasivas en caso de que nos siguieran, tal vez solo quería montar. Realmente no me importaba.
Estaba un poco desorientada cuando finalmente nos detuvimos. Brutus recorrió la arena mientras bajaba a la playa. Perra saltó hacia abajo, y yo seguí su ejemplo.
Aún era temprano en la tarde, así que la playa estaba desierta, y no era el tipo de playa que de todos modos tenía mucho uso turístico. Una pared de concreto separaba la playa de la carretera que se elevaba sobre nosotros, y un enorme agujero con los restos oxidados de lo que una vez había sido una reja marcaba la salida de los varios desagües debajo de los Muelles. Basura, hojas podridas y una o dos agujas se habían filtrado a la arena debajo del desagüe.
“Ve a casa”, ordenó Perra a los perros. Uno por uno, se metieron en el desagüe. Supuse que dejarían que la transformación amainara antes de que regresaran solos al departamento.
Entonces Perra se quitó la máscara. Ella me dio una mirada burlona.
“¿Qué?”
“¿Te vas a cambiar? No puedes caminar de regreso así.”
“No tengo una muda de ropa conmigo. O escondida en algún lugar.”
“Bien. Eso es jodidamente estúpido”, me respondió.
“No estaba pensando en el futuro cuando decidí irme. Demándame”, la desafié.
“¿Qué estás usando debajo de eso?”
“Top sin mangas y pantalones cortos elásticos.”
Ella miró a su alrededor. “No hace tanto frío.”
Suspiré y desaté mi armadura lo suficiente para desabrochar mi traje en la parte posterior. Lo saqué, mucho más fácil que poniéndolo, y lo envolví para que todas las partes identificables de la máscara y la armadura estuvieran ocultas por la tela. La arena estaba húmeda y fría bajo mis pies descalzos.
Cuando Perra se estiro hacia mi cara, me sobresalté. Puso una mano en el costado de mi cara, y por solo una fracción de segundo, pensé que algo increíblemente incómodo estaba a punto de suceder.
Luego ella me giró la cabeza lo suficiente como para que fuera casi horizontal.
“Te ves como si alguien hubiera intentado colgarte.”
“¿Qué?” Pregunté.
Tocó un lado de mi cuello, pero no fue posible ver esa parte de mí misma sin un espejo. Me di cuenta de lo que estaba hablando, después de un momento de reflexión. Levanté el lateral de mi camiseta sin mangas, y efectivamente, había un hematoma rojo-negro en mi estómago y cintura. Subiendo por mi parte superior un poco más, encontré otro en mis costillas. Sabía que habría otro cerca de mi axila, y uno cercando mi cuello.
Tenía una puta huella de mano gigante en mi cuerpo, cortesía de Lung.
Solté un largo gemido, tocando mi cuello donde me sentía tierna. “De ninguna manera puedo esconder esto de mi padre.”
Mi buen humor se desvaneció cuando empezamos a caminar hacia el departamento. Se hizo aún más desagradable porque estaba ligera de ropa y descalza, y el suelo estaba frío bajo mis pies.
Me estremecí y abracé los brazos a mi cuerpo lo mejor que pude mientras aún mantenía mi traje echo un bollo y las bolsas de papel llenas de dinero en la mano.
Algo cálido se asentó sobre mis hombros. Miré a Perra mientras terminaba de cubrirme con su chaqueta. Cuando ella se echó hacia atrás, frunció las cejas, mirándome furiosamente, agarré las bolsas y mi bulto de traje para poder pasar los brazos por las mangas y apretar los botones. Era una chaqueta de lona con un cuello de piel, pero era del tamaño incorrecto para mí y era pesada. Los bolsillos, encontré, mientras trataba de meter las manos allí, estaban llenos de cosas. Un lío de bolsas de plástico, barras de chocolate, barras de proteína, una caja de jugo, bocados que se unieron, lo que supuse eran golosinas para perros o comida para perros. No eran exactamente suministros de capa. En general, fue casi incómodo.
Pero era cálido.
“Gracias”, le dije, sorprendida por el gesto.
“Necesitabas algo para cubrir tu cuello”, parecía molesta, “La gente lo miraba.”
“No importa. Gracias.” Ofrecí una sonrisa.
“Ya dijiste eso,” pasó de parecer molesta a parecer enfadada, “Es mía, puedo quitartela.”
“Por supuesto”, dije. Entonces para estar segura, ofrecí, “¿Quieres?”
Ella no respondió, dejándome absolutamente desconcertada. ¿Por qué fue que cuando le agradecía a alguien como mi papá por darme un regalo, me pareció que sonaba sarcástico o patético, sin importar cuánto intentara decirlo, pero la maldita vez que estaba el noventa y cinco por ciento segura de que sonaba tan sincera como lo sentía, fue con Perra? ¿y ella no lo creyó?
Preocupada de que cualquier cosa que dijera fuera tomada de mala manera, me quedé callada, como me encontraba haciéndolo cada vez más a menudo con ella. No fue un viaje corto, y mis pies aún sentían el calor que se escapaba de ellos mientras daba cada paso en la acera, pero el centro de mi cuerpo estaba tibio, y eso fue suficiente para mantenerme en pie. Así, volvimos al departamento.
Abrió la puerta y nos dejó entrar. Llamé a gritos a Brian y a Lisa, pero no hubo voces que saludaran en respuesta. Los otros no habían vuelto todavía, lo que tenía sentido, ya que Grue tendría que recoger a Tattletale y Regent antes de que regresaran, y no había sonado como si el equipo de Tattletale estuviera a punto de concluir cuando llamé. Perra abrió el camino hacia el departamento, y en el momento en que estuve allí, me quité la chaqueta y sin decir palabra se la entregué. Ella todavía estaba mirándome.
¿Qué podría hacer? ¿Qué podría decir? Parecía que todo lo que hiciera la hacía enojar, enviaba la señal equivocada.
Regresé a mi habitación en el departamento y busqué en las bolsas de compras que todavía tenía allí, buscando un par de jeans sueltos y una camisa de manga larga para ponerme sobre mi top. Sin calcetines limpios, por desgracia, pero había algunas cobijas sobre la cama. Tomé algunas y las arrastré detrás de mí hacia la sala de estar, donde Perra estaba mirando televisión. Ella me miró mal, pero no se quejó, mientras yo me abrigaba en las cobijas en el otro sofá.
Ella tenía el control remoto, y yo estaba dispuesta a dejar que lo tuviera. Navegó incansablemente, se conformó con una película de acción durante cinco minutos, luego comenzó a navegar de nuevo cuando comenzaron los anuncios, y no regresó a ella.
No era demasiado interesante para mirar, pero no me importó. Me recuesto, pensando en los acontecimientos del día, las conversaciones, los detalles de información.
Casi me adormezco, cuando mi tren de pensamiento perezoso tropezó con algo que temía olvidar si me dejaba dormirme por completo. Me obligué a abrir los ojos y sentarme un poco.
“¿Perra?” Me arriesgué a llamar su atención, esperando que se hubiera calmado un poco. Ella me miró.
“Um. Cuando estábamos hablando, hace un momento, te di las gracias. ¿Te pareció sarcástico o qué?”
“¿Te estás metiendo conmigo otra vez?”
“No.” levanté mis manos para detenerla, “No es lo que estaba tratando de hacer. Sólo me pregunto.”
“Mantén tus dudas para ti misma”, espetó ella. Cuando volvió su atención a la televisión, su salto de canales se elevó un escalón.
“Te pagaré para que me respondas”, lo intenté.
Ella me miró.
“Ese dinero tomamos. Puedes quedarte con todo eso.”
Sus ojos se estrecharon, “Se supone que debemos dividir nuestras ganancias en cinco partes.”
“Nos lo ganamos, ¿verdad? ¿Nosotras dos? No les contaré a los demás si no lo haces. Y digo que puedes tenerlo todo. No estoy segura de cuánto es, pero sería tuyo.”
“¿Es esto un truco?”
“No hay truco. Solo responde mi pregunta. Incluso puedes decirme que me pierda después, iré a mi habitación y tomaré una siesta o algo así.”
Se inclinó hacia atrás y puso la mano con el control remoto en su regazo, mirándome. Lo tomé por consentimiento.
“Entonces, lo que estaba preguntando antes, cuando te dije gracias, ¿pensaste que era sarcástico, creíste que era genuino? ¿qué?”
“No sé.”
“Quieres decir que no sabías, o no puedes recordar, o-“
“Dije no sé.”
“Bien”, suspiré, “Lo que sea. El dinero es tuyo.”
“¿Así de fácil?”
Me encogí de hombros.
“Dijiste que te perderías si lo pedía”, señaló.
Asentí con la cabeza, recogí las mantas y me retiré a mi habitación.
Aunque no dormí la siesta. En cambio, miré hacia arriba a las vigas de hierro que enmarcaban el techo, sumidas en mis pensamientos, pensando en la conversación con Newter sobre Labyrinth.
Todavía estaba repasando mis pensamientos cuando el resto de la pandilla regresó.
Me aventuré a salir de la habitación, aún envuelta en una manta, para saludarlos. Brian me dio una sonrisa ganadora mientras se quitaba el casco, y recibí un poco de atención por tener la lesión más notable de la tarde.
Cuando Alec, Brian y Perra comenzaron a hablar sobre sus aventuras individuales, Lisa me llevó a un lado. Terminamos caminando hacia la cocina. Lisa puso una tetera mientras me preguntaba: “¿Estás bien?”
“No estoy herida, por feo que parezca, y creo que me siento mejor sobre lo de la escuela.”
“Pero estás distraída por algo.”
“Estaba hablando con Newter. Sabes que Labyrinth está fuera de sí, por su poder, ¿verdad?”
“¿Quieres saber si hay algo malo contigo, de lo que no sepas?”
“No”, negué con la cabeza, “Espera, ¿lo hay?”
“Nah. ¿Entonces que hay de nuevo?”
“Perra.”
“Ahhh.”
“He estado pensando, pero no quiero construir una teoría en mi cabeza, hacer una suposición y avergonzarme.”
“Dime lo que estás pensando, y te diré si estás equivocada.”
“Ella es muy buena para leer el lenguaje corporal, ¿verdad? Podía leer a Brian incluso cuando estaba borroso por su oscuridad con una máscara puesta. Es, ¿qué, algún tipo de poder menor de ella?”
“Algo de su habilidad natural. Algo de eso es, sí, que su poder ajustó su forma de pensar. Para que pueda comunicarse mejor con sus perros.”
“Claro”, eché un vistazo por el pasillo hacia donde los otros estaban hablando. O más bien, donde Brian y Alec estaban hablando y Perra estaba parada allí. “Esa es la cosa. Lo que estoy pensando es... ¿tal vez cuando su poder le dio la capacidad de entender a los perros, sobrescribió algo más? ¿Jodió su habilidad para tratar con la gente?”
Lisa se volvió y sacó algunas tazas del armario. Ella me dio una media sonrisa de disculpa. “Sí. Algo como eso.”
“Entonces, ¿qué? ¿No puede leer expresiones o tono?”
“¿Todas las pistas que le damos a los demás como parte de una conversación regular? Ella no las entiende, probablemente no podría aprenderlas con un año de verdadero esfuerzo. No es solo que ella no lo entienda... las interacciones más básicas están arruinadas por la psicología canina que está integrada en su cabeza. Le sonríes y le preguntas cómo está, lo primero que piensa es que le estás enseñando los dientes con ira, y tiene que recordarse a sí misma que no. Pero incluso después de eso, probablemente se esté preguntando si estabas siendo sarcástica, o condescendiente, o amable, o lo que sea. Ella sabe que no le estás gritando por tu tono de voz, pero no siempre alzamos la voz cuando estamos enojados, ¿sabes?”
“Sí.”
“Y recurre a lo único que entiende, el comportamiento canino, porque funciona a un nivel. Los desafíos de dominación, contacto visual, jerarquías de manada y establecer territorio, todo ajustado y adaptado a su vida humana.”
“Entonces ella no es realmente una sociópata.”
“No, no tanto.”
“¿Por qué no dijiste nada?” Me di cuenta tardíamente, que sonaba acusatoria. Tal vez tenía razón en hacerlo.
“Porque ella se iría si se entera, y por razones que yo no sé, el jefe quiere que ella se quede con nosotros. Pasó toda su vida aceptando el hecho de que tuvo una infancia de mierda, y la convirtió en una persona perturbada. Sus perros son lo único normal y adecuado para ella. ¿Si descubre que la razón por la que está tan trastornada es la misma cosa que la hace tan cercana a sus perros?”
Ella dejó que el pensamiento se flotara en el aire.
“Lo entiendo”, respondí.
“Así que no hay nada más que decir, por favor, a menos que sea absolutamente necesario y estés completamente cien por ciento segura de que ella no va a escuchar.”
“¿Los demás lo saben?”
“No creo que cambie mucho, y no confío en que esos dos mantengan el secreto. Brian es... No quiero decir demasiado honesto. Pero él es transparente, y Perra puede leerlo. Alec lo olvidaría y lo dejaría escapar como parte de una broma. Él no entiende la gravedad de las cosas, a veces.”
“Bueno.”
Sirvió una taza y la revolvió, luego me dio una taza de Ovaltine. Ella colocó las otras tazas en una bandeja y las llevó a la sala de estar. Me quedé donde estaba, para pensar.
Me acordé de un libro de no ficción que leí donde un niño llegaba a la secundaria antes de que sus maestros se dieran cuenta de que era analfabeto. Lo hizo siendo el payaso de la clase, haciendo escenas. ¿Era igual Perra? La violencia y la hostilidad pueden ser una tapadera para distraer su propia inhabilidad de interactuar, al menos parcialmente. Sin embargo, supuse que era bastante genuino. Había tenido una infancia horrible, había vivido en las calles y había luchado con uñas y dientes para sobrevivir y evitar el arresto.
¿Pero al final del día? ¿Tan incómoda como me sentí en las interacciones del día a día? Ella estaba cien veces peor.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.16 00:44 master_x_2k Colmena III

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

Colmena III

Hubo un largo chirrido de retroalimentación, seguido del sonido apenas audible de un hombre aclarándose la garganta.
“Atención compradores. Tenga en cuenta que las tiendas cerrarán a las cinco y media esta tarde, en cooperación con el toque de queda de toda la ciudad. Asegúrese de cooperar con las autoridades en las entradas y salidas del centro comercial Weymouth y regrese a sus hogares antes de las seis en punto. Gracias.”
La multitud de personas que habían detenido en la conversación y paseo para escuchar el anuncio comenzó a moverse y hablar nuevamente, como si alguien hubiera detenido un video y hubiera presionado el botón Reproducir para que las cosas comenzaran una vez más.
Miré a mi papá, “¿Deberíamos irnos? ¿Ganarle al tráfico de último minuto?”
“Por supuesto. Si no hay nada más que necesites.”
Regresaría a la escuela mañana, y mi padre tal vez había sentido lo estresada que estaba, porque se ofreció a llevarme de compras. Se sintió un poco redundante después de haber estado con Lisa y los chicos hace una semana, pero me dio la oportunidad de recoger algunos elementos esenciales y pasar un momento de calidad con mi padre.
En las bolsas que sostenía mi padre, tenía una mochila nueva, algunos cuadernos, bolígrafos, media docena de libros y un par de zapatillas nuevas. El tipo de cosas que no habría comprado con Lisa, porque eran tan aburridas, como los cuadernos, o porque eran el tipo de cosas que siempre me tomaba una eternidad en decidirme, como los libros y los zapatos.
En general, el viaje al centro comercial fue un gesto agradable, y de alguna manera significó más para mí que Lisa cubriéndome con ropa de unos cientos de dólares. Tal vez porque era algo para .
Nos dirigimos a la salida, y tuve que contener un gruñido. Aún faltaban más de media hora para que se cerraran las puertas, pero a la salida había un tumulto de cuerpos. Tal vez la mitad estaba tratando de irse, pero la otra mitad estaba boquiabierta.
Tanto dentro como fuera de las puertas de vidrio de la entrada del centro comercial, había soldados. Sus pistolas estaban enfundadas, pero parecían bastante intimidantes de todos modos. En medio de los soldados había dos capas; Battery y Shadow Stalker. Sabía que los miembros del Protectorado, los Custodios y varios voluntarios estaban estacionados en lugares donde había grupos de personas, especialmente en áreas dentro y alrededor del territorio de ABB. Los Custodios, supuse, eran demasiado jóvenes para manejar un solo lugar por sí solos, que era probablemente la razón por la cual Shadow Stalker estaba en un rol de 'compañera' aquí.
Había tenido mucho tiempo para ver las noticias ya que estaba en reposo en cama. Bakuda estaba haciendo honor a lo que ella había estado diciendo sobre maximizar el miedo y el pánico combinando la imprevisibilidad con la certeza sombría. Todos los días, hubo informes de que entre una y cinco bombas explotaban, y aunque cada una de ellas probablemente era una ventaja para el ABB de alguna manera, no había forma de saber qué golpearía a continuación o por qué. Un artículo en línea había conjeturado que a medida que la presencia militar y de superhéroes obligaba a el ABB contra una esquina, los ataques solo aumentarían. Las escuelas, los centros comerciales y los edificios de oficinas eran objetivos potenciales. Justificación suficiente para una presencia armada aquí en el centro comercial.
Lo bueno fue que el centro comercial había organizado grandes ventas en prácticamente todas las tiendas para mantener el negocio en marcha. Quizás no sea la cosa más brillante o más lógica, pero demasiadas empresas y empleados vivían con lo que ganaban día a día por aquí.
Entrar había sido como pasar por la seguridad del aeropuerto, nuestras bolsas fueron revisadas y mostramos una identificación. Nada muy malo. Había sido solo Manpower de New Wave parado cuando llegamos, y no había mucha gente. Esto era algo más, dos heroínas atractivas y peligrosas, ambas con cierta controversia a su alrededor. Por mucho que pudiera entender por qué los héroes estaban aquí, podría decir que estaban reduciendo la velocidad de las cosas, ya que los curiosos se interponían en el camino de las personas que realmente se estaban yendo. La mitad de la presencia militar que estaba dentro del centro comercial estaba ocupada trabajando para mantener a la multitud alejada de las puertas y de los dos héroes e intentando organizar a la gente en líneas.
El progreso a través de la línea fue lento, pero lo admito, fue interesante poder ver a Shadow Stalker y Battery haciendo su trabajo desde una perspectiva segura.
Battery era un miembro del Protectorado. Cuando comencé en la secundaria, ella había sido la líder de los Custodios por un breve tiempo, y pronto se había graduado al Protectorado. Podía suponer que ella tenía veintidós o más ahora, si alteraron la fecha de graduación o algo así para que sea más difícil adivinar la edad real de la heroína. Su poder se cargaba mientras se mantenía quieta y concentrada, con cada segundo que pasaba cargando otorgándole unos pocos segundos de velocidad enormemente mejorada, algo de fuerza extra y algunos poderes electromagnéticos. Su traje era blanco y gris oscuro, con líneas azul cobalto que lo trazaban como se puede ver en una placa de circuito. Las preguntas sobre si su compañero de equipo Assault era su novio o su hermano se habían topado con respuestas evasivas, lo que llevó a que una pequeña fracción de los fanáticos de superhéroes locales a suponer que él era ambos. Cada vez que ella hacía algo en público, podías confiar en que los tableros de mensajes en línea explotarían con especulaciones y teorías.
Ese drama al estilo de la telenovela / paparazzi nunca me llamó la atención. Ignorando la vaga posibilidad de que tal vez hubiera algo de verdad en lo que decían, pensaba que ella era la clase de héroe que podía admirar. Era agradable, trabajaba duro, y en esas situaciones inevitables en las que se encontraba en la televisión con un imbécil tratando de molestarla, manejaba las cosas bastante bien.
Battery se inclinó para poner su mano sobre la oreja de Shadow Stalker y susurrarle algo. Shadow Stalker asintió y luego se volvió para atravesar la puerta de cristal y decir algo a los soldados apostados afuera. Literalmente atravesó de la puerta. Mientras lo hacía, se puso un poco humeante, como si estuviera hecha de arena y no de algo sólido. No me pareció constructivo. En sus zapatos, creo que me habría comportado como de costumbre, sin darles más razones para mirar. Habría usado una puerta normalmente.
Tal vez era parcial. Sentí que no me gustaba o la odiaba por principio, ya que ella era la autoproclamada némesis de Grue. Lisa y Alec explicaron que Shadow Stalker era un vigilante[1] que accedió a unirse a los Custodios en lugar de ir a la cárcel, después de ir demasiado lejos en la búsqueda de la justicia. Se suponía que debía estar usando armas no letales, pero no lo hacia.
Las capas siempre parecían mucho más grande e impresionante en las noticias. Una vez que mirabas más allá de la capucha y capa de camuflaje urbano gris oscuro, y el metal pintado de negro de su máscara, Shadow Stalker seguía siendo una adolescente. Solo aproximadamente tan alta como yo. Battery era solo cinco centímetros más alta que Shadow Stalker o yo, lo que significaba que aún era más baja que la mayoría de los hombres de la multitud. Ahora que había estado involucrada en cosas de capa, sentía que podía mirar más allá del disfraz de una manera que la mayoría no veía. Se veían normales, más o menos.
“Alan”, mi padre habló, “Ha pasado mucho tiempo.”
Me volví para mirar. Debería haberme sorprendida, o conmocionada, pero cuando me di cuenta de con quién nos habíamos topado, me sentí demasiado desganada.
“Es bueno verte, Danny. He querido entrar en contacto.”
“No es un problema, no es un problema”, mi padre se rió fácilmente. Estrechó la mano del hombre de mejillas rojas y pelirrojo. Alan Barnes. “En estos días, podemos considerar algo bueno el estar ocupados. ¿Tu hija está aquí?”
Alan miró a su alrededor, “Tenía sed, así que estoy manteniendo nuestro lugar en la fila mientras ella... ah, aquí está.”
Emma se unió a nosotros, una Sprite dietética en una mano. Ella pareció momentáneamente sorprendida al verme. Luego sonrió, “Hola Taylor.”
No respondí. Hubo unos momentos de silencio incómodo.
“Tenemos que volver a contactarnos, Danny”, el papá de Emma sonrió, “Tal vez podrías venir para una barbacoa alguna vez. Cuando esté un poco más cálido, el clima será perfecto para ello.”
“Me gustaría eso”, estuvo de acuerdo mi papá.
“¿Cómo está el trabajo?”
“Mejor y peor. Hay trabajo para los trabajadores portuarios, con tareas de limpieza y reconstrucción, así que está bien.”
“¿Y tus proyectos? ¿El ferry?”
“Me he resignado a esperar unos meses más antes de volver a hacer ruido. Las elecciones municipales son este próximo verano, y habrá elecciones para el consejo de la ciudad este otoño. Espero ver algunas caras nuevas, personas que no descarten algunos esfuerzos de reactivación como opciones.”
“Te deseo suerte, entonces. Sabes que mi empresa está allí si nos necesitas.”
“Lo aprecio.”
Emma desvió su atención de mirar distraídamente a las heroínas y al ejército trabajando a la conversación de nuestros padres. Mi papá la vio mirando hacia él y decidió incluirla en la conversación.
“Así que. ¿Emma todavía está modelando?”
“¡Así es!” Alan sonrió orgulloso, “Y lo está haciendo bastante bien, pero esa no es la razón por la que estamos aquí hoy. Solo estuvimos aquí por las ofertas”, Alan se rió un poco, “Mi hija no me permitió relajarme en cuanto oyó hablar de eso.”
“Ah. Nosotros también. De compras, quiero decir. Taylor fue atrapada al borde de una de las explosiones, cerca de cuando comenzó todo este espectáculo”, respondió mi padre, “Ha estado en casa por una semana recuperándose. Pensé que iríamos de compras antes de que ella volviera a estar al corriente de las cosas.”
“¿No hay nada serio en cuanto a lesiones? Espero”, Preguntó Alan.
“Estoy en una sola pieza”, le respondí, sin quitar los ojos de Emma.
“Eso es bueno. Dios mío, eres la tercera persona que conozco que ha sido afectada por esta anarquía. Uno de mis socios está recuperándose de la cirugía. Una explosión cristalizó su brazo, lo convirtió en vidrio. Terrible.” Alan le dijo a mi padre: “¿Cuándo termina esto?”
Mientras nuestros papás hablaban, Emma y yo nos mirábamos la una a la otras.
Entonces Emma sonrió. Era una mirada que había visto tantas veces en los últimos años.Era la sonrisa que me había recibido cuando volví a la escuela desde el hospital, en enero, esa mirada que me hizo saber que no había terminado. La misma expresión que tenía cuando me estaba mirando, cubierta de jugo y cola en el cubículo del baño de la escuela. La que ella tenía usando cuando salí de las duchas para encontrar mi ropa metida en los inodoros, tanto mi ropa de gimnasia como las normales.
La misma sonrisa que había tenido antes de que ella me recordara cómo mi madre había muerto, frente a todos.
El sonido del impacto fue como un chorro de agua en mi cara. Sentí una punzada de dolor por la hendidura que uno de los perros de Perra había hecho en mi brazo, cuando la conocí. Aún seguía dolorida.
Emma se cayó, chocando con su padre, quien dejó caer las bolsas que sostenía. Hubo suspiros de la multitud que nos rodeaba.
“¡Taylor!” Mi padre gritó, horrorizado.
Mi mano estaba ardiendo. Extendida frente a mí, como si fuera a estrechar la mano de alguien. Me llevó unos segundos conectar los puntos. ¿La había golpeado?
Emma me miró, con los ojos muy abiertos, la boca abierta, una mano al lado de su rostro. Estaba tan sorprendida de lo que había hecho como ella. No es que me sintiera mal. Una gran parte de mí quería reírse en su cara. ¿No estabas esperando eso? ¿Calculaste mal cómo reaccionaría?
Las manos me tomaron con un agarre de hierro y me hicieron girar. Shadow Stalker. Ella se interpuso entre Emma y yo. Ojos marrones oscuros me fulminaron con la mirada desde detrás de su máscara.
“¡¿Por qué fue eso?!” Alan protestó, “¡Emma ni siquiera dijo nada!”
“Lo siento mucho”, mi padre se apresuró a explicarle a la superheroína y al padre de Emma: “Todavía se está recuperando de una conmoción cerebral, ha afectado su estado de ánimo. No esperaba nada tan extremo.”
Shadow Stalker lo regañó, “Este no es el momento ni el lugar para las discusiones. Si tu hija está así de... mal, esa es tu responsabilidad.”
Me dio ganas de reír. Parte de eso era estar eufórica por hacer algo para vengarme de Emma. La otra parte era que todo este escenario era tan ridículamente al revés. Shadow Stalker no era realmente nada especial. Ella era solo una adolescente, dando disciplinando a mi padre, un adulto. La multitud que estaba observando estaba viendo a Emma como la víctima, a mí como el malo. Pero si te removieras el traje, si todos supieran la historia real, todo esto se juzgaría de manera diferente. Emma sería la mala persona, y mi padre no sería tan conciliador con esta chica que lo regañaba.
Tuve la presencia de la mente para no reírme en voz alta. Tal vez fue la adrenalina, el alivio que fluyó de lo que acababa de hacer. Tal vez fue la conmoción cerebral, de nuevo, pero encontré la convicción de hacer otra cosa.
Señalé a Emma, ​​volví a mi padre, “¿Quieres saber por qué la golpeé?”
Shadow Stalker puso una mano en un lado de mi cara, me obligó a mirarla, impidiéndome hablar en el proceso. “No. Estoy deteniendo esto aquí mismo. Sin argumentos, sin excusas sobre por qué acabas de agredir a alguien. Estamos separando esto ahora. Date vuelta.”
“¿Qué?” Me reí a medias, incrédulo, “¿Por qué?”
“Taylor”, dijo mi padre, pareciendo agotado, “Haz lo que ella dice.”
Realmente no importaba, porque ella me obligó a darme la vuelta de todos modos, torciendo mi brazo hasta que lo hice, luego tirando de mis brazos detrás de mi espalda.
“Por favor, señorita”, dijo mi papá, “Esto no es necesario.”
Shadow Stalker ató mis muñecas con lo que supuse que era una muñequera de plástico. Demasiado apretado. Luego se volvió hacia mi padre y su voz se calló. “Mira a esta multitud. Estas personas. Están asustados. ¿Un lugar como este, con este pánico, temor y preocupación tan reprimidos, esta gente tan cerca? No me importa si tu hija es una idiota o simplemente está enferma. Ella ha demostrado ser volátil en una situación que es un barril de pólvora. Es peligroso y estúpido tenerla aquí. Puede cortarle las esposas plasticas cuando este lejos de alguien a quien pudiera lastimar.”
“No soy peligrosa”, protesté.
“No me parecío así a mí.” Shadow Stalker negó con la cabeza y me dio un empujón hacia la salida, “vete a casa y sé agradecida de que tu papá no tenga que pagar fianza para que duermas en tu propia habitación esta noche.”
Mi padre sostenía sus bolsas con una mano para que él pudiera ayudar a guiarme hacia la puerta. Miró por encima del hombro a Alan, “Lo siento mucho. Es la conmoción cerebral.”
Alan asintió, compasivo. Sus rubicundas mejillas estaban rojas por la atención que nuestra escena había dibujado, “Lo sé. Está bien. Solo... tal vez debería quedarse en casa por un poco más de tiempo.”
Mi padre asintió, avergonzado. Me sentí mal por eso. Me sentí peor al ser llevada como un criminal, mientras que Shadow Stalker le tendió una mano a Emma para ayudarla a levantarse. Emma estaba radiante, sonriendo con una de las sonrisas más amplias que le había visto dar, a pesar de la marca roja en un lado de su rostro. Sonriendo tanto por cómo resultaron las cosas, imaginé, como por tener la oportunidad de hablar con la superheroína preocupada.
Nos dirigimos al auto, lejos de la multitud, los soldados y Emma. Me quedé de pie junto a la puerta abierta del acompañante durante dos minutos antes de que mi padre recogiera un cortaúñas para cortar las esposas plásticas.
“No estoy enojado”, me dijo, en voz baja, después de que nos hubiésemos acomodado, mientras encendía el automóvil y nos sacaba del estacionamiento.
“Bueno.”
“Es perfectamente comprensible. Estas emocionalmente sensible, después de ser golpeada por la explosión, y ella te recuerda lo que está sucediendo en la escuela.”
“Más de lo que sabes”, murmuré.
“¿Hm?”
Me miré las manos, me froté las muñecas donde la cinta de plástico las había cortado.
Si no se lo decía ahora, no creo que lo haga nunca.
“Es ella. Emma.”
“¿Oh? ¿Qué?” Él sonaba confundido.
No tenía la fuerza para aclarar las cosas. Solo le dejé pensarlo.
Después de una larga pausa, él solo dijo: “Oh.”
“Desde el principio. Ella y sus amigos”, agregué innecesariamente.
Las lágrimas brotaron, inesperadas. Ni siquiera me había dado cuenta de que tenía ganas de llorar. Levanté mis gafas para frotarlas, pero salieron más.
“Estúpida lesión en la cabeza”, murmuré, “cambios de humor estúpidos. Se supone que debo estar mejor ahora.”
Mi papá negó con la cabeza, “Taylor, pequeña, no creo que sea la única razón.”
Él se detuvo.
“¿Qué estás haciendo?” Pregunté, limpiándome ineficazmente la mejilla, “Tenemos que llegar a casa antes del toque de queda.”
Se desabrochó el cinturón de seguridad y me abrazó, mi rostro contra su hombro. Mi aliento se detuvo con un sollozo.
“Está bien”, me aseguró.
“Pero-”
“Tenemos tiempo. Tómate el tiempo que necesites.”
[1] El termino vigilante se refiere a los héroes que actúan fuera de la ley, o al menos mas fuera de la ley que lo que se acepta en el mundo. Osea que lastima de más, mutila o hasta mata.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.08 20:47 master_x_2k Interludio Purity

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

______________________Interludio Purity______________________

Kayden estaba agachada junto a la cuna, con los brazos cruzados sobre el borde, mirando cómo el pecho de su bebé subía y bajaba. Ella se sentía en paz. Aster era perfecta, impecable, no estaba contaminada por el caos y los males del mundo más allá del departamento y la guardería. Incluso cuando estaba despierta, no era demasiado exigente, rápidamente pasando de alaridos a gemidos tranquilos cuando escuchaba garantías de que la comida, la compañía o un cambio de pañal estaban en camino. No es que ella entendiera, por supuesto, pero confiaba en que su madre la cuidaría. Kayden no podría haber pedido más. Literalmente, no había nada que Aster pudiera hacer, tener o ser que la hiciera mejor de lo que era.
De una manera extraña, Kayden suponía, se refugió en Aster. Encontró un ancla en compañía de su hija, en medio de un mundo en el que tenía pocas esperanzas.
Tomó fuerza de voluntad obligarse a sí misma a alejarse, a alejarse silenciosamente de la guardería y entrecerrar la puerta detrás de ella. Cuando vio a Theo, regordete de quince años, sentado frente a la televisión, se sintió momentáneamente desorientada.
Entonces sintió una punzada de culpa. Se había olvidado del chico, en medio del cuidado de Aster y sus preparativos para la noche.
“Theo, lo siento”, dijo ella. El muchacho había quedado cautivado por los votos finales de un programa de reality show, pero no pensó ni un segundo en silenciar la televisión y prestar toda su atención a Kayden. “He estado tan ocupada, no te he alimentado.”
“Está bien”, respondió Theo, rompiendo el contacto visual. No era así.
“Mira, voy a salir-”
“¿En disfraz?”
“Sí”, respondió Kayden. Trató de leer la expresión en la cara del niño, pero Theo era un muro de piedra. Tenía que serlo, realmente, en donde había crecido.
Resistiendo el impulso de comentar o presionar al chico para que ofreciera algún comentario, crítica o apoyo, Kayden continuó, “Te dejo aquí treinta dólares en la mesa de la cocina. Si deseas usarlo para ordenar delivery, por favor siéntete libre. De lo contrario, saquea mi alacena, mi nevera o usa el dinero para ir a la tienda en el vestíbulo, ¿de acuerdo? Si decides alquilar una película, déjala aquí para que la lleve de vuelta.[1]Es posible que quiera verla.” Kayden sonrió, tratando de fomentar la misma expresión en él.
“Está bien”, dijo Theo, con el rostro inexpresivo. “¿Cuándo vas a estar de vuelta?”
A tiempo para llevarte de vuelta a casa de tu padre, Kayden estuvo a punto de decir. Entonces ella tuvo una idea, “Podría puede que llegue tarde. ¿Estaría bien si pasas la noche? Tendrías que revisar a Aster cada pocas horas. Mantener un oído abierto en caso de que ella llore. Te pagaría la noche completa de niñero.”
Los tiempos en que Theo dejaba que un atisbo de emoción se mostrara eran pocos y distantes. Una sonrisa, genuina, tocó la cara de Theo, y casi rompe el corazón de Kayden en el proceso.
“Me encantaría”, respondió Theo, diciéndolo con honestidad.
“Entonces está arreglado. Lamento interrumpir tu programa”, dijo.
“Está bien”, dijo Theo, solo un toque demasiado rápido. Al parecer no estaba bien, pero nunca lo admitiría. Nunca podría admitirlo. Kayden sintió un destello de odio por el hombre que había erosionado cada gramo de personalidad y asertividad de su hijo. Ella daría la mano derecha por un comentario sarcástico, que girara los ojos o que la ignorara en favor de un programa de televisión.
Tenía que consolarse a sí misma de que al menos le estaba dando a Theo un respiro de una noche de ese hombre. No era suficiente, por supuesto, pero había tan poco que podía hacer. Todo lo que ella podía ofrecer eran pequeñas amabilidades, pequeños gestos de amor y afecto, y la esperanza de que ayudaran. Con eso en mente, Kayden se tomó el tiempo para sacar algunas sábanas y colocar el otro sofá para que Theo se sintiera cómodo cuando terminara de ver la televisión.
Cuando terminó, revisó dos veces el televisor para ver que no estaba interrumpiendo nada, y le dijo a Theo: “Deséame suerte.”
“Buena suerte”, respondió el chico, en un tono que era puro artificio. Las palabras falsas afectaron a Kayden más que si Theo no hubiera dicho nada en absoluto. Esta noche no era la noche para enfrentar ese problema. Ella salió del apartamento, cerrando la puerta detrás de ella. Subió las escaleras hasta el techo y se quitó la bata de baño. La prenda entró en el espacio entre dos jardineras, donde nadie la encontraría a menos que la estuvieran buscando.
Luego dio un paso más allá del borde del techo.
El viento le rasgaba el pelo y soplaba frío contra su cara. Mientras ella se tambaleaba cabeza abajo, viendo solo los destellos de las farolas y los autos debajo de ella, ella esperó. Su edificio de apartamentos tenía quince pisos de altura, lo que le daba menos tiempo del que cabría esperar. Todo lo que tomaría sería un segundo de duda, un error, una momentánea vacilación, y ella golpearía con el suelo.
Aster. Era apropiado que ella pensara en su hija. Ella siempre lo hacía, en estos días, cada vez que saltaba. Se había convertido en un ritual, como si no pudiera ir a limpiar la ciudad si no se recordaba a sí misma por qué lo estaba haciendo.
La energía inundó su cuerpo. Todo el cielo se iluminó con un brillante y cegador destello de luz. Para cuando las manchas desaparecieron de los ojos de la gente en la calle, ella ya se había ido, precipitándose sobre el centro de Brockton Bay, un rastro de luz blanca detrás de ella.
Kayden no usaba una máscara, pero no era necesario. Con sus poderes activos, su cabello castaño y sus ojos se volvían de un blanco radiante, emanando una luz tan brillante que era imposible mirarla directamente. La tela de su traje de alabastro también irradiaba un suave resplandor que se ondulaba como la luz sobre la superficie del agua.
Su rutina habitual era patrullar durante una hora o dos, tener una idea de las cosas, y luego tomar medidas donde ella creía que era más apropiado. Esta noche, sin embargo, estaba frustrada, y ni siquiera había empezado.
Hace un año, había convertido el ABB en un objetivo prioritario. De tres a cinco veces a la semana, ella había llevado a cabo ataques quirúrgicos contra las operaciones de bajo nivel de la banda, interrumpiendo envíos, golpeando a traficantes y matones, atacando sus lugares de negocios y todo el tiempo ella había estado recopilando información. Esa información había dado sus frutos de vez en cuando; se había enfrentado directamente con Lung en no menos de cuatro ocasiones, había encontrado a Oni Lee en dos. En todos menos en uno de esos encuentros, ella los había forzado exitosamente a retirarse, a abandonar lo que sea que estuvieran haciendo en ese momento. Esos eran los buenos días.
Hubo días malos también. La mayoría de las veces, ella hacia énfasis en maltratar a los miembros del nivel más bajo de la pandilla cuando los había derribado, lo suficiente como para hacer que reconsideraran su elección de carrera. Hacer que consideren ir a otra ciudad. En un momento dado, Lung le tendió una trampa y logró devolverle el favor. Le había tomado dos meses recuperarse de todas sus heridas. Otros días, que de alguna manera fueron peores, se encontró luchando por hacer una diferencia, llegando a la comprensión de que no había logrado cambiar las cosas.
Esta semana ha sido una larga serie de esos días malos. Cuando leyó en las noticias que Lung había sido detenido, ella había despejado su agenda. Kayden había tomado sus días de vacaciones y había llamado a Theo para hacer de niñero. Había sido la mejor oportunidad que tenía, pensó, de limpiar el ABB de una vez por todas. Sacar esa escoria de su ciudad, mientras ellos no tienen liderazgo.
Cinco de sus siete días de vacaciones habían pasado, y ella no había logrado nada. Menos que nada. Se estaban volviendo más fuertes.
Rompiendo su ruta de patrulla habitual, se dirigió directamente a la parte norte de la ciudad e investigó los Muelles. Estaba vacío de miembros de ABB, aparte de dos chicas coreanas que estaban tomando un descanso de prostituirse cerca del ferry, hablando con su anciano, gordo y matronal chulo. Kayden resistió el impulso de tomar medidas y huir, se resistió a interrogarlos por información. Ella había hecho eso anoche con un grupo de comerciantes, y logró poco o nada.
El ABB todavía estaba activo. Incluso con su jefe fuera, estaban más organizados de lo que habían estado bajo la influencia de Lung. Pero sus interrogatorios no pudieron obtener detalles sobre por qué. Incluso los brazos y las piernas rotas no habían lastimado o asustado a los matones lo suficiente como para que hablaran sobre lo que estaba pasando.
Esta era la situación, por lo general, en la que Kayden acudía a los informantes en busca de información, resucitaba viejas alianzas y obtenía ayuda para aplastar al ABB antes de que pudiesen recuperar el equilibrio. Ella había perseguido a viejos amigos, contactos y compañeros de equipo hace tres días, y se había sentido frustrada por la falta de respuesta, la falta de entusiasmo. Max, el padre de Theo, tenía la culpa de eso. Tal como ella había dejado a su equipo como una persona más rota de lo que había estado cuando se unió, otros pasaron por la misma experiencia. Con carisma y un gran sentido de la gente, Max había convencido a personas de todo el país para que se unieran a su equipo. Con la misma facilidad, él los había desarmado sin que se dieran cuenta de que lo estaba haciendo. Confianza rota, atormentados por las dudas, paranoicos con respecto a todos menos al hombre que había causado la paranoia en primer lugar, dividieron el equipo. No es que a Max le importara. Siempre había un nuevo suministro de reclutas con espíritu en los ojos listos para reemplazar a cualquiera que se rompiera.
Ahora la mayoría de la pandilla había desaparecido, posiblemente en un gran trabajo, y no tenía idea de dónde. Ella no tenía idea de dónde averiguarlo. Kayden apretó los dientes. Esto no estaba funcionando. Si iba a hacer algún progreso antes de que se acabaran sus vacaciones, tenía que actuar ahora. Hacer un trato con el diablo.
Ella regresó al centro. Era difícil navegar por las calles desde tan alto, incluso si eran caminos a los que ella viajaba a diario como su versión civil. Desde aquí, todos los edificios parecían iguales, con exteriores espejados y tejados de grava. Dos veces, dio vueltas alrededor de los pisos superiores de los edificios equivocados, buscando el logo en el costado del edificio que diferenciaba al edificio de Max de los demás.
La corona negra sobre un fondo rojo y amarillo. Se detuvo cuando lo vio, maldijo por lo bajo. Cuando ella se acercó, ella lo vio, todavía en su oficina. No era tan inusual, había trabajado hasta tarde todas las noches de su matrimonio. Tenía una laptop directamente frente a él, un sándwich en una envoltura de papel a su derecha, y una serie de papeles extendidos sobre el escritorio a su izquierda. Se giró para mirarla cuando ella se acercaba a la ventana, sonrió suavemente.
Maldito sea, era cinco años mayor que ella, con treinta y cinco años, y todavía era el hombre más atractivo que jamás había mirado a los ojos. Incluso las arrugas en las esquinas de sus ojos solo lo hacían más atractivo. Se había quitado la corbata y la chaqueta del traje, y las mangas de su camisa estaban enrolladas hasta la mitad de sus antebrazos, lo que la obligó a notar que todavía estaba entrenando.
Esperó, con las manos cruzadas sobre el estómago, la más leve expresión de diversión en su rostro. Ella sabía que él era capaz de abrir la ventana de su oficina. Estaba esperando que ella pidiera entrar. Era el tipo de pequeña demostración de poder que tanto le gustaba.
En otra noche, ella habría probado su voluntad contra la de él. En vano, por lo general, pero ella lo habría intentado. Probablemente hubiera terminado con ella yéndose volando, dejando en claro que podría prescindir de su ayuda. Esta noche, sin embargo, sintió la frustración de sus “vacaciones” infructuosas y se dispuso a extender la mano y golpear la ventana.
Antes de que pudiera golpear sus nudillos contra ella por segunda vez, hizo clic y se abrió hacia arriba. Ella navegó a su alrededor para abrirse paso. No pareció mover un músculo cuando abrió la ventana. Le gustaba pequeñas demostraciones como esa. Puso un pie en la alfombra de la oficina y dejó que la luz brillaba desde su interior se desvaneciera. Su cabello dejó de agitarse y retorcerse en respuesta a la energía que ondulaba a través de él, quedando flácido y volviéndose marrón. Sus ojos se oscurecieron a su color avellana oscuro. Podía escuchar un clic seguido por el más leve siseo cuando la ventana se cerró lentamente detrás de ella.
“Kayden. Ha pasado un tiempo”, logró saludarla y hacer que pareciera una crítica en el mismo aliento. Dio media vuelta para escribir en su computadora, y las luces de la oficina se ajustaron a un destello de halógeno. Cerró los ojos brevemente y se deleitó con el resplandor, sintiendo que su suministro interno de energía se recargaba.
“Max. Gracias por la luz.”
“¿Asumo que estás bien?”
“Estoy bien.”
“¿Y nuestra hija?”
“Aster está bien”, dijo, con la mayor calma posible, mientras su pulso latía en sus oídos. Ella sabía que realmente no le importaba. Él le estaba haciendo saber que no se había olvidado de Aster, recordándole que él, en cualquier día y en cualquier momento, podría tomar la custodia de su bebé. Él tenía el dinero, tenía los contactos. Ella sería incapaz de detenerlo. Ella recordó mencionar, “Theo la cuidará esta noche.”
“Lo sé. Llamó un poco antes para preguntar si podía pasar la noche. Le dije que estaba bien. Le hará bien pasar tiempo contigo y Aster. Algunas influencias femeninas en su vida.”
Kayden respondió con un brusco asentimiento. Para cualquier otra persona, esta conversación habría sonado perfectamente inocente. Como alguien que había trabajado junto a Max durante diez años y se había estado casada con él por uno, sabía que esto era todo negociación. Estaba dejando claro que le estaba haciendo un favor, y que esperaría una recompensa en algún momento, esta noche o dentro de una semana. Así era él, siempre jugando por el poder, por la ventaja, por el dominio. Todo el tiempo, él lo estaba haciendo de una manera que no podrías enfrentar. Si ella lo señalaba, él jugaría inocente y se vería como la loca, la que estaba equivocada. A veces incluso a sí misma.
“Entonces, ¿qué puedo hacer por ti?”, Se reclinó en su asiento.
“Los ABB carecen de liderazgo. O, al menos, carecen de liderazgo experimentado. Quiero derribarlos antes de que se reagrupen. Para hacer eso, quiero reunir a nuestro antiguo equipo.”
“Y admites que no puedes hacerlo sin mi ayuda.”
“Sí”, le dolió admitir.
“No estoy interesado”, dijo, dando vueltas en su silla para mirar la computadora. Hubo un clic, y la ventana detrás de Kayden comenzó a abrirse nuevamente. A medida que el aire soplaba desde el exterior, un mechón de cabello le atravesó la cara. Ella lo colocó detrás de su oreja.
“He hablado con los demás, pero nadie que haya trabajado para ti está dispuesto a ser el primero en unirse a mí. Algunos dicen que están preocupados de que te ofenderán. Otros simplemente están asustados, o ya se dieron por vencidos. Me preguntan por qué un grupo de sus rechazados lo haría mejor de lo que habían logrado como parte de su equipo. No estoy llegando a ningún lado, y el tiempo se acaba. Todo lo que tomaría sería una palabra de ti, y tendría un equipo de cuatro o cinco personas. Con eso, podría exponer y aplastar al ABB.”
Max se levantó y se sentó en el borde de su escritorio para mirar a Kayden, “No veo que valga la pena el esfuerzo. ¿Qué hay para mi ahí en esto?”
“Para empezar, la ABB se habría ido.”
“Se irán eventualmente. Soy paciente ¿Qué más?”
“No tengo nada más que ofrecerte, Max”, respondió ella. Eso era una mentira, lo sabía… pero lo más cercano que tenía a una moneda de cambio era algo que nunca abandonaría en un millón de años. Nunca Aster.”
“Te quiero a ti. En mi equipo otra vez.”
“No.”
“Serías mi segunda al mando. Hablaría con los antiguos miembros del equipo y les pediría que formaran un grupo aparte que trabajase bajo tus órdenes. Tendrías que verificar conmigo todo lo que haces, pero aparte de eso, serías completamente autónoma. Libre de usar a tu equipo como mejor te parezca.”
Aparte de eso, pensó ella. Como si fuera intrascendente, estar chequeando con él en cada movimiento que ella hiciera. “No estoy de acuerdo con la forma en que haces las cosas. No quiero asociarme contigo.”
Él rió, gutural, profundo, mientras ella permanecía allí en un silencio sepulcral.
“Kayden”, dijo, cuando se detuvo, “Ya estás asociada conmigo. La gente dice nuestros nombres al mismo tiempo, incluso cuando no hemos trabajado juntos en dos años. Cuando mi nombre aparece en los periódicos, el tuyo nunca se queda atrás.”
“Estoy trabajando para cambiar eso.”
“Y trabajarás en contra de esa impresión durante décadas, sin ningún efecto, te lo garantizo.”
Kayden se volvió y miró por la ventana, no queriendo mirar a Max con sus brillantes ojos azules por más tiempo.
Continuó, y ella supo que él estaba sonriendo con aire de suficiencia, incluso sin mirarlo, “Independientemente de nuestros diferentes métodos, siempre compartimos los mismos objetivos. El limpiar este sucio mundo nuestro.”
“Lo haces poniendo drogas en la calle, robando, extorsionando. No puedo estar de acuerdo con eso. Nunca lo hice. No tiene sentido, mejorar las cosas empeorándolas.”
Max sonrió, “Es feo en la superficie, pero es más dinero, más poder, y me da la influencia para realmente afectar las cosas. Las únicas personas a las que lastimé son las mismas personas que causan los problemas en primer lugar.”
Era un estribillo que había oído tantas veces antes. Ella se cruzó de brazos.
Cambió de táctica, “Déjame preguntarte: ¿prefieres hacer las cosas a tu manera, sin cambiar las cosas o preferirías trabajar bajo mis órdenes y hacer una diferencia?”
Estoy haciendo una diferencia”, respondió Kayden, “estoy trabajando para hacer de este mundo un lugar mejor.”
“Por supuesto”, respondió, y ella no perdió el rasgo de condescendencia en su voz, “Dejaste a mi equipo para hacer un buen trabajo, es pura coincidencia que sean criminales negros, marrones o amarillos a los que apuntas.”
Kayden frunció el ceño, “Es difícil de evitar, cuando la única banda notable de blancos es tuya. Algunos viejos amigos y aliados siguen trabajando para ti… No puedo atacarlos, ¿o sí? Estoy trabajando para mejorar nuestra ciudad, pero no voy a golpear a las personas con las que he salido a beber.”
“Y en el proceso, estás haciendo poco para cambiar la idea de que eres parte del Imperio Ochenta y Ocho”, sonrió Max, “es divertido escucharte que intentar justificar tu perspectiva, pero estás ignorando la incómoda verdad. Corta esta basura y dime que no sientes algo diferente cuando miras una cara negra, en comparación con cuando miras una blanca.”
Kayden no tenía una respuesta para eso. Era su culpa, realmente. El jugador de béisbol de la escuela secundaria que le gustaba cuando ella estaba en la escuela media[2] terminó siendo la misma persona que se acercó primero a ella cuando comenzó a salir de traje. Cegada por su buena apariencia y su habilidad con las palabras, había sido persuadida, convencida de su forma de pensar. Ella había tratado de cambiar su punto de vista desde el divorcio, pero había visto mucho en sus diez años como miembro de su equipo. Era imposible mirar la ciudad ahora e ignorar el hecho de que demasiado de lo que lo convertía en un lugar más feo para vivir y criar a un niño podía rastrearse hasta el mismo tipo de personas. Claro, los blancos también tenían criminales, pero al menos eran jodidamente civilizados.
Cuando no hubo respuesta, Max dijo: “Eso es lo que pensé. Sin embargo, nuestros métodos difieren, independientemente de si está dispuesta a admitirlo en voz alta, creo que compartimos una perspectiva muy similar. Mi oferta es esta: déjame demostrar que mis métodos funcionan. Únete a mi equipo, sirve como mi segunda al mando por un año más. La única persona a la que respondes es a mí, y te doy un equipo propio. Puedes elegir a tu propio escuadrón entre nuestros posibles miembros y ex miembros, aunque no puedo garantizar que todas las personas que menciones quiera participar...”
“Max…” Kayden negó con la cabeza.
“La parte final del trato es esto. Si no estás satisfecha con cómo fueron las cosas cuando tu año termina, Imperio Ochenta y Ocho es suyo. Por completo, incluido mi negocio, cada empleado, cada activo, legítimo o no. Me convierto en tu segundo al mando y sigo tus órdenes. Puedes convertir a Imperio Ochenta y Ocho en un esfuerzo humanitario, vender el negocio, convertirnos a todos en superhéroes. No me importa. Si no puedo impresionarte, entonces lo que estoy haciendo simplemente no vale la pena.”
Eso llamó su atención. Años atrás, Kayden probablemente habría aceptado una oferta como esta sin pensarlo dos veces. Estar casada con Max durante once meses, darse cuenta de quien realmente era, le había dado perspectiva y precaución. Ella lo consideró por unos largos momentos, tratando de descubrir el ángulo. Él estaba diciendo la verdad, ella lo sabía. Fuera lo que fuese Max, no rompería su palabra sobre algo como esto.
“¿Está fallando el negocio?”, Preguntó. ¿Ella estaba recibiendo un premio trampa?
“Prosperando. Lo prometo.”
“¿Qué quieres que haga?”
“Lo mismo que hiciste antes. Serías mi peso pesado. Mi agente. Si necesitara que hicieras un ejemplo de alguien, lo harías. La única diferencia entre entonces y ahora es que mi Imperio es más grande. Mejor. Tú y yo podemos tener un mayor impacto.”
Más sangre en mis manos. Cuando el pensamiento cruzó por su mente, miró sus manos enguantadas. Tela blanca prístina, marcada por el resplandor de las luces halógenas. Sabía lo que él estaba haciendo, sabía cuándo decidió venir. Encontraba la debilidad de una persona, la atacaba y la aprovechaba. Sabía que estaba frustrada con sus esfuerzos como agente solitaria, probablemente había planeado esta conversación días o semanas atrás, poniéndola en práctica mentalmente, teniendo una respuesta preparada para todo lo que pudiera decir. ¿Cómo podría competir con eso, cuando rara vez miraba más allá de las próximas veinticuatro horas? Era solo cómo ella era, cómo pensaba.
Probablemente por eso eran tan efectivos como pareja, se vio obligada a admitir.
“Así que te pregunto de nuevo, Kayden, ¿quieres pasar el tiempo sin poder hacerte un nombre por tu cuenta, o estás dispuesta a unirte a mí para cambiar realmente las cosas? Ven conmigo y te garantizo que ganas de una manera u otra.”
Sus ojos se iluminaron, y su cabello comenzó a ponerse blanco desde las raíces hacia afuera. En unos momentos, ella era su alter ego radiante. Purity.[3]
Como en respuesta, tomó un abrecartas y lo sostuvo frente a su pecho. Cuchillas de metal comenzaron a ramificarse desde allí, cada una convirtiéndose en más. Lento al principio, la red de metal rápidamente abarcó su pecho, y luego el resto de su cuerpo. Barras, cuchillas, tubos y láminas del metal encontraron su lugar a su alrededor. Con su poder, ella sabía, él podía hacer brotar el metal de cualquier superficie sólida a su alrededor, incluido el metal que ya había creado. Con la misma facilidad con la que podía arrojar lanzas de hierro de nueve metros de altura desde el suelo o las paredes, creó una armadura finamente trabajada y luego la embelleció con cuchillas y púas. Terminó con una corona desigual de cuchillas.
Extendió un guantelete, lo dejó allí para que lo tomara. Era el gesto más pequeño, nunca hacia un movimiento en el que alguien pudiera rechazarlo, dejarlo plantado, y significaba todo para ella, incluso cuando sospechaba que estaba calculado precisamente por ese efecto.
Perdóname, Aster, pensó ella. Estoy haciendo esto por ti.
[1]¡En el mundo de Worm todavía rentan películas físicas!
[2]La escuela media es entre la primaria y el secundario, la edad varia según el estado, pero es entre los 10 y 14 años, empezando la secundaria entre los 14 o 15 años. Según esto y la edad de Kayden y Max, ellos se conocieron cuando tendrían 13 y 18 años respectivamente.
[3]Purity: Lit. Pureza, alusión tanto a su poder de luz blanca como a la ideología de pureza racial.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.04.05 20:50 master_x_2k Agitación IV

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_____________________Agitación IV_____________________

“Estaré allí. Sí-” Vi una luz en la ventana de la sala y puse mi mano sobre la mitad inferior de mi teléfono celular mientras investigaba brevemente. Maldita sea, mi papá estaba en casa. Puse el teléfono en mi oreja, “Lo siento, tengo que correr. No. No. Mira-”
Cuando escuché que se abría la puerta del frente, cerré el teléfono y lo metí en mi bolsillo. Me disculparía por colgar más tarde. Definitivamente no quería que mi padre viera el teléfono. No pensaba que me prohibiría tener uno, pero desde la muerte de mi madre, los teléfonos celulares tenían fuertes connotaciones negativas. Eso, y tendría que explicar dónde lo conseguí y cómo lo pagué.
Brian me había dado tres teléfonos celulares idénticos – todos desechables – a primera hora de la mañana, y había decidido ir con él al loft en lugar de ir a la escuela. Tal como lo veía, no tenía mucha oportunidad de concentrarme en las clases con el robo del jueves ocupando mi atención además del estrés de simplemente estar allí y esperar a que aparezcan las consecuencias de haber salteado clases. Además, racionalicé, no tenía mucho sentido ir si sabía que faltaría de nuevo para ir a robar al banco. Me había prometido a mí misma que iría pasado mañana. A afrontar las consecuencias.
Pasé el día con el grupo. Rachel había salido del apartamento; los otros no especificaron por qué y no me interesaba lo suficiente como para arriesgarme a parecer demasiado curiosa al preguntar. Entonces, solo éramos Brian, Alec, Lisa y yo. Habíamos definido los detalles finales del robo y había decidido qué armas quería que Lisa le pidiera al jefe. Elegí un cuchillo de combate y una porra policial telescópica. El cuchillo serviría para emergencias y para aquellas personas que eran demasiado duras para herir con la porra. La porra, de cincuenta centímetros de largo cuando estaba completamente extendida, era para un uso más general, y ofrecía más fuerza de la que obtendría con mis puños. Lisa me había prometido que los tendría para mañana.
Después de eso, evitamos el tema del robo, por algún acuerdo tácito. No sería bueno pensar demasiado o arriesgarse a ponerse demasiado nervioso. De cualquier manera, sentí la necesidad de quemar algo de energía nerviosa, así que ayudé a limpiar el armario de almacenamiento a la hora del almuerzo, con la ayuda de Lisa y Brian. Habíamos solucionado el problema, habíamos encontrado un lugar para todo y habíamos armado la habitación con cosas que les sobraban. El material incluía un tendedero extensible, un vestidor, un colchón inflable y una mesita de noche con una lámpara adjunta. Era suficiente espacio para guardar algunos artículos de tocador, un cambio de ropa o dos, mi traje y mi equipo. Lisa pasó mucho tiempo hablando de lo que podía hacer convertir este espacio en algo mío, lo que podía comprar, cómo podía decorar, pero estaba contenta con lo que teníamos allí. Me gustaba un poco que fuera algo espartano, porque encaja con que no planeaba quedarme tanto tiempo mientras que se sentía extrañamente apreciativo de ser aceptada como parte del grupo.
Habiéndonos cansado, todos nos derrumbamos en los sofás y vimos algunas de las películas de Alec de la Tierra-Aleph[1], la Tierra alternativa con la que nuestra Tierra se había estado comunicando desde que el Profesor Haywire[2] hizo un agujero entre las realidades. Los medios de comunicación eran una de las pocas cosas que se podían intercambiar a través del agujero. Para resumir, podrías obtener libros, películas y DVDs de programas de televisión del otro mundo, si estabas dispuesto a aceptar el precio. ¿El beneficio? Pasé la tarde viendo cómo el otro universo había manejado los episodios uno y dos de las películas de Star Wars.
Realidad: todavía eran bastante decepcionantes.
Para cuando mi padre llegó, tenía chuletas de cerdo descongeladas, espolvoreadas con limón y pimienta y sentadas en una sartén, con verduras en el microondas. Cocinar era el tipo de cosa que comenzabas a hacer cuando solo tenías un padre, a menos que realmente te gustara la comida para llevar.
“Aló”, me saludó mi padre, “Huele bien”.
“Empecé la cena un poco temprano porque hay un lugar al que quiero ir, esta noche, ¿Si eso está bien?”
Trató de ocultarlo, pero pude ver un poco de decepción. “Por supuesto”, dijo, “¿Tus nuevos amigos?”
Asentí.
“Déjame cambiarme y luego te preguntaré todo sobre ellos”, prometió mientras se dirigía al piso de arriba.
Estupendo. No había tenido que responder estas preguntas anoche porque mi padre había trabajado hasta tarde. Mi mente comenzó correr tratando de anticipar preguntas y pensar en detalles creíbles. ¿Debería usar sus nombres reales? ¿O al menos, los nombres que me dieron? No estaba segura de si eso sería un abuso de confianza. Decidí usar sus nombres reales por la misma razón por la que decidí usar el mío con ellos. Simplemente prevenía los desastres si mi padre alguna vez los encontraba, lo cual era una idea aterradora, o si me llamaban.
No tenía que preocuparme que mi padre escuchara del arresto de cuatro chicos, todos los cuales tenían el mismo nombre que mis “amigos”, ya que la mayoría de ellos eran menores de edad y sus nombres se mantendrían ocultos bajo la ley. También tenía la impresión de que los tribunales no siempre desenmascaraban capas cuando los arrestaban. No estaba completamente segura de qué pasaba con eso. Parecía algo sobre lo que preguntarle a Lisa.
Para cuando mi padre había bajado las escaleras, había resuelto tratar de mantener mis mentiras lo más cerca posible de la verdad. Sería más fácil mantener todo en orden de esa manera. Eso, y odiaba mentirle a mi papá.
Mi papá se había cambiado la camisa de vestir y los pantalones de color caqui, en una camiseta y jeans. Me revolvió el pelo y luego se hizo cargo de la última parte de la cocina. Me senté en la mesa para poder hablar con él.
“Entonces, ¿qué está pasando?”, Preguntó.
Me encogí de hombros. Odiaba sentirme así de tensa cerca de mi papá. Nunca me había molestado acerca del acoso, así que siempre había sido capaz de volver a casa y dejar caer mi guardia. No podía hacer eso ahora, porque estaba que él se enterara de mis faltas a clase en cualquier momento, y mis nuevos ‘amigos’ trajeron un montón de secretos y mentiras a la mezcla también. Me sentí como si estuviera al borde de una pérdida de confianza terminal. Un error o una sola llamada telefónica preocupada de la escuela, y mi padre probablemente enloquecería, y las cosas no serían las mismas entre nosotros por mucho tiempo.
“¿Me dirás sus nombres?”, Preguntó. Puso la comida en platos y la llevó a la mesa.
“Brian, Lisa, Alec, Rachel”, confesé, “Son agradables. Me llevo bien con la mayoría de ellos.”
“¿Dónde los conociste? ¿Colegio?”
Negué con la cabeza,” quería alejarme de la escuela por un tiempo, así que tomé un autobús al centro de la ciudad para tomar un descanso. Me encontré con ellos en la biblioteca.” Verdades parciales. Realmente no se podía tomar un autobús hacia el centro de la ciudad y viceversa durante el almuerzo; lo había intentado cuando estaba evitando al trío, pero dudaba que mi padre lo investigara. Sin embargo, técnicamente me cruce con los Undersiders en la biblioteca.
“¿Van a la biblioteca a la hora del almuerzo? ¿Cómo son?”
“Brian es genial. Él es con quien he hablado más.”
“Un chico, ¿eh?” Mi papá movió las cejas hacia mí.
“¡Papá, detente! No es así”, protesté. Dudaba que Brian tuviera el más mínimo interés en mí, sobre todo porque tenía dos o tres años menos que él. Además, bueno, yo era yo. Opté por no mencionar la diferencia de edad a mi padre.
Cambiando el tema, dije, “Lisa es agradable también. Realmente inteligente, aunque no he hablado tanto con ella. Es agradable poder salir con otra chica de nuevo, incluso si ella es muy diferente de mí.”
“Si ella es inteligente, no puede ser tan diferente de ti.”
Podría haberme pateado a mí misma. No podría explicar que ella era una de los malos, mientras que yo era una aspirante a superhéroe, o exactamente cómo era ‘inteligente’. Me había arrinconado en un lugar donde no tenía una respuesta preparada, y tenía que evitar hacer eso. Buscando una respuesta, le dije: “Solo es un año mayor que yo, y ya se graduó de la escuela secundaria”. Esa era la verdad. Ella hizo trampa, pero técnicamente se graduó.
Mi papá sonrió, “Impresionante. Dime que son excelentes estudiantes que pueden servir como buenos modelos para ti “.
Podría haberme atragantado. ¿Buenos modelos de conducta? ¿Ellos? Mantuve mi compostura y me limité a sonreír y sacudir la cabeza, “Lo siento”.
“Una pena. ¿Qué hay de los demás?”
“Alec es el más joven, creo. Un poco difícil de conectar con él. Es un artista increíble, por lo que he visto, pero realmente no lo veo dibujar. Parece algo difícil hacer que se interese o se involucre en algo. Siempre se ve aburrido.” Cuando dije las palabras en voz alta, me di cuenta de que no eran exactamente ciertas. Las dos veces que había visto a Alec reaccionar ante algo había sido cuando le había gastado su pequeña broma a Brian, haciéndolo tropezar, y después de que Perra y yo estuviéramos peleando. Un toque de regodeo en su personalidad, tal vez.
“¿Y la última? ¿Rita? ¿Rachel?”
“Sí, Rachel. No me llevo bien con ella. No me agrada.”
Mi padre asintió, pero no dijo nada. Esperaba a medias la frase parental típica de ‘tal vez si tratas de mostrar interés por las cosas que le gustan’ o algún otro consejo tonto. Mi padre no me hizo eso, solo tomó otro trozo de chuleta de cerdo.
Elaboré un poco, para llenar el silencio, “Ella quiere las cosas a su manera, y cuando no lo consigue, se vuelve cruel. No sé. Ya tengo suficiente de eso en la escuela, ¿sabes?”
“Lo sé”, dijo mi padre. Fue un buen pie para que él me preguntara sobre lo que estaba pasando en la escuela, pero él no lo usó. Se mantuvo callado.
Me sentí inmensamente agradecida en ese momento. Mi papá estaba respetando los límites que yo había establecido, no presionando, no buscando más. Hizo esta conversación mucho más fácil de lo que podría haber sido, y sabía que no podía ser tan fácil para él.
Sentí que le debía algo por eso. Suspirando, admití, “Como, en la escuela. ¿La gente, eh, que me está haciendo pasar un mal rato? Como que me arrinconaron todos, el lunes. Solo, ya sabes, turnándose para insultarme. Es por eso que necesitaba alejarme y me fui al centro.” Me sentí avergonzado al decirlo, porque era lo suficientemente humillante vivirlo como para tener que contarlo, y porque se sentía tan desconectado del resto de la conversación. Pero si no lo decía en ese momento, no creo que hubiera podido.
Mi padre se quedó quieto. Pude ver cómo se componía y elegía sus palabras antes de preguntar: “¿No hay que disminuir lo mucho que apesta ser humillado así, pero no hicieron nada más?”
Levanté las cejas en interrogación mientras masticaba. Lo hicieron, más o menos, pero no pude decir ‘Usaron la muerte de mamá para joderme la cabeza’ sin tener que explicar lo de Emma.
“¿Algo como lo que pasó en enero?”, Preguntó.
Bajé los ojos a mi plato, luego sacudí la cabeza. Después de unos momentos, dije: “No. Enero fue una cosa de una vez. Desde entonces, han hecho ‘’bromas’ más pequeñas, me han molestado, pero no han repetido las actuaciones en ese frente.” Hice citas con mis dedos mientras decía ‘bromas’.
“Está bien”, dijo mi padre, en voz baja, “Es un alivio saber”.
No tenía ganas de compartir más. Uno pensaría que me sentiría mejor, después de abrirme, pero no lo hice. Me sentí frustrada, enojada, incómoda. Fue un recordatorio de que no podía tener una conversación real con mi padre como solía hacerlo. Más que nada, me sentí culpable. Parte de la culpabilidad se debía a que aparentemente había dejado que mi padre pensara que cada vez que me intimidaban, era como había sido ese día, hace casi cuatro meses, cuando las cosas habían empeorado. Apuñale un poco de grasa con mi tenedor.”
“¿Cuándo ibas a salir?”, Preguntó mi papá. Eché un vistazo al reloj digital en la estufa y noté la hora.
Me alegré por la excusa para escapar, “¿Ahora? ¿Está bien eso? No tardaré mucho.”
“¿Te encontrarás con tus amigos?”, Preguntó.
“Solo voy a ver a Lisa para tomar un café y conversar, lejos del resto del grupo”, le dije mientras me ponía de pie y movía mi plato al fregadero. La mentira fue más pesada en mi conciencia después de la conversación abierta que acababa de tener con él.
“Toma, espera”, dijo. Se levantó y buscó en su bolsillo su billetera. Me dio uno de diez, “Para el café. Lo siento, no tengo más. ¿Qué te diviertas?”
Lo abracé, sintiéndome dolorosamente culpable, luego me dirigí a la puerta de atrás para ponerme los zapatos. Estaba abriendo la puerta cuando apenas lo escuché decir, “Gracias.”
“Te quiero papa.”
“Yo también te quiero. Cuídate.”
Cerré la puerta, agarré la bolsa de gimnasia que había escondido debajo de los escalones de atrás y me dirigí a la casa en un trote ligero. Mantuve la bolsa de gimnasia baja para que mi papá no me viera llevándola.
Tomé la misma ruta general que tomé en mis carreras matutinas, en dirección este, hacia la bahía. Esta vez, sin embargo, en lugar de girar hacia el Paseo Marítimo, me dirigí al sur.
En su apogeo, cada pulgada de la ciudad había sido una metrópolis bulliciosa. Los barcos iban y venían a todas horas, los trenes llegaban para entregar los bienes que se enviarían al extranjero y la ciudad estaba repleta de gente. El extremo norte de la bahía, especialmente el área cercana al agua, estaba dedicado completamente a la industria. Barcos, almacenes, fábricas, ferrocarriles y hogares para todos los que se dedicaban a esos trabajos. También tenías al ferry atravesando la propia bahía.
El ferry era el proyecto particular de mi padre. Aparentemente, fue una de las primeras cosas que se fueron cuando la importación / exportación se secó. Sin el ferry, los Muelles se habían desconectado del resto de la ciudad, a menos que estuvieras dispuesto a conducir por media hora más o menos. Mi padre sostenía la opinión de que la falta de ese medio de transporte hacia el resto de la ciudad era la razón por la cual los Muelles se habían convertido en lo que eran hoy. Creía que, si el ferry comenzaba a funcionar nuevamente, se crearían puestos de trabajo, las personas en los vecindarios de bajos ingresos tendrían más acceso al resto de la ciudad, y la dinámica de clase baja o clase alta, sin clase media, de Brockton Bay se suavizaría.
Así que, cuando había estado tratando de pensar en un lugar que era bastante privado pero fácil de encontrar, pensé en el ferry. Probablemente podría agradecerle a mi papá por la idea.
Me acerqué a la estación y encontré un baño en desuso para cambiarme al traje.
El edificio y el ferry en sí estaban bien cuidados, al menos en el exterior, que fue una de las razones por las que mi padre pensó que le costaría muy poco hacer que las cosas funcionaran nuevamente. Aun así, ese no era el problema de la ciudad. No querían proporcionar a los adictos y los pandilleros un acceso fácil al resto de la ciudad, mientras pagaban por brindar el servicio, por la mera esperanza de _tal vez _obtener mejoras para el futuro. Por lo tanto, la ciudad mantuvo la estación y el ferry muy bonitos para cualquier turista que se alejara lo suficiente al sur del Paseo Marítimo y mantenía eternos carteles de ‘temporalmente fuera de servicio’ y ‘muy pronto en todo el edificio y en los folletos. Aparte de los reemplazos regulares para mantenerlos como nuevos, los carteles no se habían eliminado en casi una década.
Ignoré las puertas que daban al interior de la estación y, en su lugar, me dirigí hacia el patio exterior que daba a la bahía. Había algunos paneles grandes de vidrio para romper el viento, y mesas de piedra y bancos para aquellos que quieran sentarse a comer. Fue uno de los mejores puntos de vista para ver el Cuartel General del Protectorado[3] en todo su esplendor. El cuartel era una serie de arcos y agujas montados en una plataforma petrolera renovada. Incluso la plataforma sobre la que se construyó era hermosa, con bordes duros y líneas de barrido. Todo estaba iluminado por focos polarizados y contra una tenue corona de colores cambiantes, como la aurora boreal atrapada en forma de burbuja de jabón. Un campo de fuerza, siempre encendido, protegiendo a las personas que vigilaban Brockton Bay.
Cuartel General del Protectorado
“No estaba seguro si aparecerías”, una voz masculina rompió el silencio.
Me volví para mirar Armsmaster, “Lo siento. Tuve que colgar a tu recepcionista. Llamo la vida real.”
Parecía de alguna manera diferente a la primera vez que lo conocí. Sus labios estaban en una línea dura, sus pies más separados. Tenía los brazos cruzados sobre el pecho con la alabarda en una mano, el palo apoyado contra su hombro. Transmitía una actitud tan diferente que momentáneamente me pregunté si era la misma persona bajo el traje.
“Tengo que pedir un favor”.
[1] Aleph, es la “A” en el alfabeto hebreo.
[2] Haywire: Caótico, loco o fuera de control. Normalmente referido a equipos electrónicos o electricos.
[3] PHQ: Creo ya lo mencioné antes, el Protectorate Headquarters.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.25 23:17 master_x_2k Insinuación V

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

______________________Insinuación V______________________

Si miras a Brockton Bay como un tapiz lujo y miseria, clase alta y clase baja sin un término medio, entonces el centro de la ciudad era una de las áreas agradables. Las calles y las aceras eran anchas, y eso significaba que incluso con los rascacielos casi todas partes, podías ver mucho del cielo azul.
Después de mi retiro de la escuela, no estaba segura de qué hacer. Mi papá tenía un horario poco confiable, así que no podía pasar el resto de la tarde en casa a menos que quisiera arriesgarme a explicar lo que estaba haciendo en casa un día de escuela. No quería pasar el rato cerca de mi escuela, así que eso me dejó la opción de caminar media hora hasta el centro o un viaje al Paseo Marítimo. Entre mis corridas de la mañana y las aventuras de la noche anterior, ya había visto suficiente del Paseo Marítimo, así que decidí ir al centro.
No quería pensar en el tema de la escuela o Emma, ​​así que volví mi atención al mensaje reciente de Tattletale. Ella quería encontrarse, presumiblemente para pagar el favor que sentía que me debía. Consideré la posibilidad de que fuera una trampa, pero no podía imaginar ninguna razón por la que lo fuera. Ella simplemente no tenía ninguna razón para ir tras de mí. El peor de los casos sería que no era Tattletale, pero esa no era la impresión que tenía. Lo que ella dijo en el mensaje pareció cerrar con lo que había visto de ella anoche. Sería cuidadosa de todas formas.
Fue desconcertante. Estos tipos eran, en gran parte, virtualmente desconocidos. Por lo que sabía de Grue y Hellhound, ambos eran villanos de segunda marginalmente exitosos que apenas habían logrado salir adelante. Ahora ambos estaban en un equipo que lograba robos de alto perfil y confundían incluso a gente como Armsmaster. Los dos parecían totalmente diferentes en metodología y estilo, y si estaba recordando bien, tanto Grue como Hellhound habían vivido en diferentes ciudades antes de formar equipo y echar raíces en Brockton Bay. Eso planteó la pregunta: ¿quién o qué había reunido a estas cuatro personas tan diferentes?
Era posible que Tattletale o Regent fueran los factores que los unían, pero realmente no podía imaginarlo, después de haber visto lo que vi de su dinámica grupal. Grue se había burlado de Regent en vez de tratarlo como un líder, y aunque no podía entenderlo, mientras más imaginaba a Tattletale uniendo a ese grupo de personas desconectadas con poderes, más difícil me parecía imaginarlo. De hecho, cuando lo pensé, ¿no había dicho Grue que habían discutido durante un tiempo considerable sobre cómo lidiar con Lung? En realidad, no parecía que tuvieran ningún liderazgo digno de mención.
No fue difícil simpatizar con Armsmaster. Todo el escenario allí era simplemente extraño, y era peor por el hecho de que prácticamente no había detalles en cuanto a Tattletale o Regent. La información, al parecer, era un factor importante cuando se trata de capas.
Las calles estaban ocupadas con personas en su hora del almuerzo. Empresarios y empresarias se dirigían a restaurantes y lugares de comida rápida. Mi estómago gruñó cuando pasé junto a una fila de personas esperando su turno en un vendedor ambulante. Revisé mis bolsillos e hice una mueca al darme cuenta de que no tenía suficiente para ni siquiera una salchicha. Mi almuerzo había estado en mi mochila.
Me detuve antes de poder terminar esa idea y ponerme de mal humor al pensar en lo que había pasado en la escuela. Sin embargo, cuando volví a pensar en el círculo de villanos y en el mensaje de Tattletale, se me pasó por la cabeza la idea de que podía pedirles que me devolvieran el favor comprándome el almuerzo. No lo pensaba seriamente, pero la ridiculez de la imagen mental, yo comiendo una hamburguesa con un grupo de supervillanos, me hizo sonreír tontamente. Estaba bastante segura de que parecía una imbécil para cualquiera en la calle que me hubiera mirado por casualidad.
Sin embargo, mientras pensaba en ello, la idea de que realmente pudiera considerar aceptar la oferta de reunirnos de Tattletale me molestaba. Cuanto más pensaba en ello, más me aterraba la idea, y más parecía tener sentido.
¿Qué pasaría si les aceptara la oferta? Podía conocerlos, hablar con ellos, ver lo que tenían para ofrecer, y mientras tanto, buscar información. Si obtengo algo que valga la pena compartir, podía darme la vuelta y dárselo a Armsmaster para que pueda usarlo contra ellos. Basándome en lo que Armsmaster había dicho sobre estos tipos y la escasez de información sobre ellos, sería una gran victoria para los buenos.
De acuerdo, entonces probablemente verían mi estratagema como una traición monumental si lo lograba. Estaría haciendo enemigos. Dicho eso, sospeché que cuando se supiera que yo era un héroe y no un villano, lo considerarían como tal independientemente. ¿No tenía sentido aprovechar toda la información que podía de ellos antes de que supieran que se habían equivocado?
Me volví y me dirigí hacia la biblioteca pública. Estaba solo a unas pocas cuadras de distancia.
La biblioteca estaba llena, lo que tenía sentido, dada la cantidad de oficinas y comercios, la cantidad de personas que querían algo de silencio durante la hora del almuerzo, y las personas que realizaban investigaciones o la navegación casual que no podían hacer en sus lugares de trabajo. Habría incluido la escuela secundaria más grande y lujosa de Brockton Bay, la cercana Arcadia High, en esa generalización, pero dudaba que muchos estudiantes pasaran sus almuerzos en la biblioteca.
La Biblioteca Central parecía más un museo o una galería de arte que cualquier otra cosa, con techos altos, pilares y enormes piezas de arte colgadas para enmarcar los pasillos entre las secciones principales del edificio. Me dirigí al segundo piso, donde había unas veinte computadoras y una fila de personas esperando su turno para usarlas. Anticipé una espera de quince o veinte minutos, pero cuando el reloj se acercaba a la una en punto, la gente regresó al trabajo y la línea se redujo rápidamente. Apareció una computadora libre a los pocos minutos de haber ingresado a la línea. Dejé que la persona detrás de mí siguiera adelante, esperando un poco más para poder obtener una estación con un poco más de privacidad.
Cuando me senté, tenía una muy buena idea de lo que quería escribir. Encontré el mensaje con la función de búsqueda e hice clic en el nombre de usuario 'Tt'. Apareció un menú desplegable y elegí 'enviar mensaje privado'. Me dio la opción de crear una cuenta, iniciar sesión con una cuenta ya existente o enviar el mensaje como invitado anónimo. Elegí la última opción y luego escribí:

Asunto: Re: Bicho

Bicho aquí. Me gustaría encontrarnos, pero quiero

prueba de que eres Tt. Voy a reciprocar si es necesario.

No lo envié de inmediato, tomándome un momento para considerarlo. Obtener una prueba decente evitaría cualquier posible problema como que el mensaje sea una trampa de, digamos, Bakuda. Dejando el peso de demostrar que era cierto en Tattletale y dejándole a ella decidir si ella quería la verificación, que yo era de hecho “Bicho”, lo que significaba que no tenía que preocuparme por pensar exactamente cómo uno podría probar su identidad. Lo volví a leer dos veces, luego envié el mensaje.
La respuesta llegó solo dos o tres minutos después. Fue lo suficientemente rápido como para no poder imaginar que Tattletale se tomara el tiempo de verificar y revisar cada aspecto de su mensaje de la misma manera que yo lo hice. ¿Fue eso imprudencia de su parte o solo el beneficio de la experiencia?
Cerré las pestañas que había abierto mientras tanto y revisé para ver qué había escrito. Fue un mensaje privado, de ella a mí, y puso mi instinto de “luchar o huir” a toda marcha:

Asunto: re: Bicho

¿Prueba? Anoche no dijiste nada hasta que te pregunté tu nombre. Un tipo grande

tuvo un montón de picaduras desagradables y usted lo rociaste con pimienta y se

lo dije a mi amigo G cuando preguntó. ¿Suficientemente bueno?

G R y yo nos encontraremos en el mismo lugar donde

nos cruzamos anoche, ¿k? No tienes que preocuparte si entiendes lo que digo. El

resto de nosotros estará en ropa casual.

Si nos reunimos a las 3, ¿eso te dará tiempo

suficiente para llegar desde la biblioteca con todo lo que necesitas? Házmelo

saber

Ta ta

Mi corazón latía con fuerza. Ella sabía dónde estaba, y me estaba avisando. ¿Por qué? Más al punto, ¿cómo? ¿Sin darme cuenta había entrado en un intercambio en línea con un hábil hacker? Conocía bien las computadoras, mi madre se había asegurado de tuviera una desde antes de que pudiera leer y escribir, pero mentiría si dijera que sabría si alguien me estaba hackeando o que podía hacer algo al respecto.
Hubiera interpretado la mención casual de mi ubicación como una amenaza sutil si no fuera contraria a todo lo demás en sus mensajes. Además, Tattletale estaba hablando de encontrarnos con ropa casual. Lo interpreté como que no estarían disfrazados. No podía entender por qué, pero al mismo tiempo, era difícil imaginar que ella me amenazara solo una frase después de que ella se había ofrecido a conocerme de una manera que la dejaba totalmente vulnerable.
Tattletale había aumentado involuntariamente el riesgo para mi plan. Mi objetivo principal era recopilar información sobre ellos, y aquí tenía la oportunidad de verlos sin sus máscaras. Era demasiado bueno para ser verdad, lo que me hizo preguntarme qué tipo de resguardos tenían para protegerse.
Simplemente no tenía idea en qué me estaba metiendo.
El protector de pantalla apareció mientras miraba el monitor con pensamientos dando vueltas en mi cabeza. Las palabras 'BIBLIOTECA CENTRAL DE BROCKTON BAY’ se desplazaron por la pantalla en diferentes colores.
Si iba, en el mejor de los casos, podría obtener suficiente información para entregarlos. Obtendría mucha credibilidad de los buenos y el respeto de una celebridad internacional. Si había juzgado bien a Armsmaster, obtendría aún más puntos si le daba la información y le permitía, o lo ayudaba, hacer la captura. Por otra parte, el peor de los casos es que fuera una trampa, o que descubrieran lo que estaba haciendo. Significaría una pelea, tal vez una golpiza. Existía la posibilidad de que me mataran, pero de alguna manera eso no me preocupaba tanto como debería haberlo hecho. Parte de la razón de mi falta de preocupación, creo, era que la posibilidad existía cada vez que salía con el traje. Eso, y por mis interacciones con ellos anoche, no obtuve una vibra 'asesina' de ellos.
Sobre el tema del status quo... si no fuera, ¿qué pasaría? Esta oportunidad en particular probablemente pasaría, en cuanto a poder conseguir los trapos sucios de Tattletale y su pandilla. Pensaba que eso no estaba mal. Era una oportunidad de alto riesgo y alta recompensa de todos modos. Tomar ese camino significaría rechazar el encuentro, y luego matar el tiempo por el resto de la tarde, tratando de evitar insistir en el hecho de que me había perdido dos tardes de clases consecutivas y podría, tal vez, perder más. Era deprimente pensar en ello.
“¿Disculpa?”
Sorprendida, levanté la vista. Una mujer de mediana edad con una chaqueta roja estaba justo detrás de mí. Cuando la miré a los ojos, me preguntó: “¿Ya terminaste?” Hizo un gesto hacia la computadora, donde el protector de pantalla aún se estaba desplazando.
Inmovilizada por el alivio de que, a pesar de mi temor irracional, no era Tattletale, sonreí y le dije: “Dame treinta segundos”.

Asunto: Re: Bicho

Te veo a las tres.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.22 02:07 master_x_2k Insinuación IV

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

__________________Insinuación IV___________________

“Ella no le agrada a nadie. Nadie la quiere aquí “, dijo Julia.
“Que perdedora. Ni siquiera entregó el proyecto de arte importante, el viernes pasado “, respondió Sophia.
“Si ni siquiera va a intentarlo, ¿para qué venir a la escuela?”
A pesar de la forma en que sonaba la conversación, me estaban hablando a mí. Solo estaban fingiendo hablar el uno con el otro. Era a la vez calculador en cómo mantenían una coartada creíble mientras que al mismo tiempo actuaban totalmente juveniles fingiendo que yo no estaba allí. Una mezcla de inmadurez mezclada con astucia de una manera que solo los estudiantes de secundaria podían lograr. Me habría reído de lo ridículo era, si no hubiera sido a costa mía.
En el momento en que salí del aula, Emma, ​​Madison y Sophia me acorralaron contra una esquina, con otras seis chicas que las respaldaban. No podía escabullirme entre ellas sin que me empujaran o codearan hacia atrás, así que no pude hacer mucho más que apoyarme contra la ventana, escuchando mientras ocho de las chicas repetían una interminable serie de burlas e insultos. Antes de que una chica terminara, otra comenzaba. Todo el tiempo, Emma se quedó atrás y se mantuvo en silencio, con la más leve de las sonrisas en su rostro. No podía mirar a los ojos de ninguna de las otras chicas sin que me apuntara un nuevo torrente de insultos directamente a mi cara, así que solo miré furiosa a Emma.
“La chica más fea de nuestro grado”.
Apenas pensaban en lo que estaban diciendo y muchos de los insultos no tenían sentido o eran contradictorios. Una diría que yo era una puta, por ejemplo, luego otro podría decir que un tipo vomitaría antes de tocarme. El punto no era ser ingenioso, ser inteligente o dar en el blanco. Se trataba más bien de transmitir el sentimiento detrás de las palabras una y otra vez, de hacer que haga mella. Si hubiera tenido un momento para interrumpir, tal vez podría haber pensado en algo para contestarles. Si podía detenerlas un momento, probablemente no podrían volver a ese ritmo con los insultos. Dicho esto, no pude encontrar las palabras, y no hubo ninguna apertura en la conversación en la que no fueran a hablar sobre mis palabras.
Si bien esta táctica en particular era nueva para mí, ya había aguantado cosas como esta durante un año y medio. En cierto punto, llegué a la conclusión de que era más fácil quedarse ahí y aguantarlo, cuando se trataba de la mayoría de los ataques. Querían que luchara, porque todo estaba a su favor. Si me defendía e igual ‘ganaban’, entonces solo servía para alimentar sus egos. Si salía adelante de alguna manera, entonces se volverían más persistentes y crueles para la próxima vez. Entonces, por la misma razón por la que no había luchado contra Madison por la tarea que me había quitado, simplemente me apoyé contra la pared junto a la ventana y esperé a que se aburrieran con su juego o les diera hambre suficiente como para irse a comer sus almuerzos.
“¿Qué usa ella para lavarse la cara? ¿Un estropajo?
“¡Debería! ¡Se vería mejor! ”
“Nunca habla con nadie. Tal vez ella sabe que suena como una retrasada y mantiene la boca cerrada “.
“No, no es tan inteligente”.
No más de un metro detrás de Emma, ​​pude ver al Sr. Gladly saliendo de su salón de clases. La diatriba no se detuvo cuando lo vi meter una pila de carpetas bajo un brazo, encontrar sus llaves y cerrar la puerta.
“Si fuera ella, me mataría”, anunció una de las chicas.
El señor Gladly se volvió para mirarme a los ojos.
“Me alegra que no tengamos gimnasio con ella. ¿Te imaginas verla en el vestuario? Me da arcadas “.
No sé qué expresión tenía en la cara, pero sé que no me veía feliz. No hace menos de cinco minutos, Gladly había estado tratando de convencerme de ir con él a la oficina y decirle al director sobre el acoso. Lo miré cuando me vio de forma triste, movió las carpetas a su mano libre y luego se fue.
Estaba aturdida. Simplemente no podía comprender cómo podía ignorar esto. Cuando él había estado tratando de ayudarme, ¿se había estado cubriendo el culo, haciendo lo que se le pedía ante una situación que no podía ignorar? ¿Acababa de darse por vencido conmigo? Después de tratar de ayudar, a su manera completamente ineficaz, después de que rechacé dos veces su oferta de ayuda, ¿simplemente decidió que no valía la pena el esfuerzo?
“Deberías haber visto a su grupo fracasar en clase recién. Fue doloroso de ver “.
Apreté mi puño, luego me obligué a relajarlo. Si todos fuéramos muchachos, este escenario sería totalmente diferente. Estaba en la mejor forma de mi vida. Pude haber dado algunos golpes desde el principio, haber causado una o dos narices sangrientas, tal vez. Sé que habría perdido la pelea al final, siendo empujado al suelo por la superioridad numérica y pateado mientras estaba en el suelo, pero las cosas habrían terminado allí, en lugar de seguir estirándose como pasaba aquí. Me habría dolido físicamente después durante días, pero al menos habría tenido la satisfacción de saber que algunos de los otros también estaban sufriendo, y no tendría que soportar esta andanada de insultos. Si había suficiente daño, la escuela tendría que darse cuenta, y no podrían ignorar las circunstancias de una pelea de uno contra nueve. La violencia llama la atención.
Pero las cosas no funcionaban de esa manera aquí. Las niñas jugaban sucio. Si atacaba a Emma, ​​ella corría a la oficina con una historia inventada, y sus amigos respaldaban su versión de los acontecimientos. Para la mayoría, ir a llorarle a los maestros era un suicidio social, pero Emma era más o menos la reina de clase. Si ella fuera al director, la gente solo se tomaría las cosas más en serio. Para cuando volviera a la escuela, habrían difundido la historia a través de los chismes de una manera que me haría parecer un psicópata total. Las cosas empeorarían. Emma sería vista como la víctima y las chicas que previamente habían ignorado el acoso se unirían al bando de Emma.
“Y apesta”, dijo una niña, sin convicción.
“Como uvas y jugo de naranja caducos”, interrumpió Madison con una pequeña sonrisa. ¿Nuevamente sacando lo del jugo? Sospeché que una había sido su idea.
Parecía que se estaban quedando sin vapor. Pensé que solo faltaban uno o dos minutos para que se aburrieran y se marcharan.
Parecía que Emma tenía la misma impresión, porque dio un paso adelante. El grupo se separó para darle espacio.
“¿Cuál es el problema, Taylor?” Emma dijo, “Te ves alterada”.
Sus palabras no parecían encajar en la situación. Había mantenido mi compostura por el tiempo que llevaban allí. Lo que había sentido era más una mezcla de frustración y aburrimiento que cualquier otra cosa. Abrí la boca para decir algo. Un “jodete” sin clase habría sido suficiente.
“¿Así que, tan molesta que lloraras hasta dormir toda la semana?”, Preguntó.
Mis palabras murieron en mi garganta mientras procesaba sus palabras.
Casi un año antes de que comenzáramos la escuela secundaria, yo había estado en su casa, las dos desayunábamos y escuchábamos música demasiado fuerte. La hermana mayor de Emma había bajado con el teléfono. Habíamos bajado la música, y mi padre había estado en el otro extremo, esperando decirme con voz quebrada que mi madre había muerto en un accidente automovilístico.
La hermana de Emma me había llevado a mi casa, y había llorado todo el camino hasta allí. Recuerdo que Emma también lloraba, por simpatía, tal vez. Pudo haber sido el hecho de que ella pensó que mi madre era la mejor adulta del mundo. O tal vez fue porque realmente éramos mejores amigos y ella no tenía idea de cómo ayudarme.
No quería pensar en el mes que siguió, pero me vinieron a la mente fragmentos sin que yo lo pidiera. Podía recordar haber escuchado a mi padre reprender el cuerpo de mi madre, porque ella había estado enviando mensajes de texto mientras conducía, y era la única culpable. En un punto, apenas comí durante cinco días seguidos, porque mi padre estaba tan echo un desastre que no me registraba. Eventualmente, recurrí a Emma en busca de ayuda, pidiendo comer en su casa durante unos días. Creo que la madre de Emma se dio cuenta de las cosas y le dio una charla a mi padre, porque comenzó a arreglar las cosas. Establecimos nuestra rutina, para no volver a desmoronarnos como familia.
Fue un mes después de que mi madre murió que Emma y yo nos encontramos sentadas en el puente de una estructura de juegos para niños en el parque, con los traseros fríos por madera húmeda, bebiendo café que habíamos comprado en Donut Hole[1]. No teníamos nada que hacer, así que habíamos estado caminando y hablando de lo que sea. Nuestro vagar nos había llevado al patio de recreo, y estábamos descansando nuestros talones.
“Sabes, yo te admiro “, ella había dicho abruptamente.
“¿Por qué?” Yo había respondido, completamente desconcertada por el hecho de que alguien hermosa e increíble y popular como ella pudiera encontrar algo que admirar en mí.
“Eres tan resistente. Después de que tu madre murió, estabas totalmente echa pedazos, pero lo tienes todo bajo control después de un mes. No podría hacer eso “.
Podía recordar mi admisión, “No soy resistente. Puedo mantenerlo bajo control durante el día, pero lloré hasta dormirme una semana entera “.
Eso fue suficiente para abrir empezar a soltar mis lágrimas, allí mismo. Me dio su hombro para llorar, y nuestro café estaba frío antes de que terminara.
Ahora, mientras miraba boquiabierta a Emma, ​​sin palabras, su sonrisa se amplió. Ella recordó lo que había dicho entonces. Ella sabía los recuerdos que evocaría. En algún momento, ese recuerdo había cruzado por su mente, y ella había decidido usarlo como arma. Ella había estado esperando arrojarlo sobre mí.
Carajo, funcionó. Sentí el rastro de una lágrima en mi mejilla. Mi poder rugió en los bordes de mi conciencia, zumbando, presionándome. Lo suprimí.
“¡Lo está haciendo! ¡Está llorando! “Madison se rió.
Enojada conmigo misma, froté mi mano sobre mi mejilla para apartar la lágrima. Más ya estaban surgiendo, listas para tomar su lugar.
“¡Es como si tuvieras un superpoder, Emma!”, Soltó una de las chicas.
Me había quitado la mochila para poder apoyarme contra la pared. Me estiré a levantarla, pero antes de que pudiera, un pie se enganchó a través de la correa y me la arrancó. Levanté la vista y vi al dueño del pie, Sophia, de piel oscura y esbelta, sonriéndome.
“¡Oh-por-dios! ¿Qué está haciendo? “Dijo una de las chicas.
Sophia estaba apoyada contra la pared, con un pie casualmente apoyado en la parte superior de mi mochila. No pensé que valiera la pena pelear contra ella, si eso le daba la oportunidad de continuar su juego. Dejé la bolsa donde estaba y me abrí paso entre las chicas, golpeando a un espectador con mi hombro lo suficientemente fuerte como para hacerlo tropezar. Corrí hacia la escalera y salí por las puertas en la planta baja.
Hui. No lo comprobé, pero era probable que estuvieran mirando desde la ventana al final del pasillo. Realmente no importaba. El hecho de que acababa de prometer pagar treinta y cinco dólares de mi propio dinero para un libro de texto de “Asuntos Globales” para reemplazar el que había sido empapado con jugo de uva no era mi principal preocupación. Incluso cuando era todo el dinero que me quedaba después de comprar las piezas para mi disfraz. Mi proyecto de arte de mitad de curso también estaba en mi bolso, recién reparado. Sabía que no recuperaría nada en una pieza, si es que recuperaba algo.
No, mi principal preocupación era salir de allí. No iba a romper la promesa que me había hecho a mí misma. No usar poderes contra ellas. Esa era la línea que no iba a cruzar. Incluso si hiciera algo completamente inofensivo, como darles piojos a todas, no confiaba en mí misma para detenerme allí. No confiaba en mí misma para no ofrecer pistas descaradas de que tenía poderes o arruinar mi identidad secreta solo para ver la expresión de sus caras cuando se dieran cuenta de que la chica a la que habían estado atormentando era un superhéroe autentico. Era algo sobre lo que no podía evitar fantasear, pero sabía que las ramificaciones a largo plazo lo arruinarían.
Quizás lo más importante, racionalicé, era mantener los dos mundos separados. ¿De qué servía el escapismo, si el mundo al que estaba escapando estaba embrollado con las personas y las cosas que trataba de evitar?
Antes de que la idea de volver a la escuela siquiera se me hubiera pasado por la cabeza, me pregunté qué iba a hacer para ocupar mi tarde.
[1] Cadena ficticia similar a Dunking Donuts o Starbucks.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.22 02:03 master_x_2k Insinuación III

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_____________________Insinuación III______________________

No tuve tiempo para contemplar el mensaje que recibí de Tattletale. Sonó la campana y tuve que apresurarme para cerrar sesión y apagar la PC antes de dirigirme a mi próxima clase. Mientras recogía mis cosas, me di cuenta de que había estado tan absorta investigando sobre los villanos que había conocido la noche anterior y en el mensaje de Tattletale de que había olvidado preocuparme por meterme en problemas por faltar a la clase. Sentí una especie de resignación cuando me di cuenta de que tendría que enfrentar las consecuencias más tarde en el día, de todos modos.
Madison ya estaba en su asiento cuando llegué al salón de clases. Ella tenía un par de chicas agachadas a cada lado de su escritorio, y las tres rompieron a reír al verme. Perras.
Mi asiento preferido era el extremo derecho, primera fila, el más cercano a la puerta. La hora del almuerzo e inmediatamente después de la escuela era cuando el trío tendía ponérmelo más difícil, así que traté de sentarme lo más cerca posible de la puerta, para un escape rápido. Vi un charco de jugo de naranja en el asiento, con la botella de plástico vacía debajo de la silla. Madison iba por un dos por uno. Fue tanto una “travesura” como un recordatorio de cómo me rociaron con jugo y refrescos el viernes pasado. Irritada, evité mirar a Madison y tomé un asiento vacío unas pocas filas atrás.
El Sr. Gladly entró en la habitación, era bajo y lo suficientemente joven que casi podrías confundirlo con otro estudiante de secundaria. Tardó unos minutos en comenzar la clase, y de inmediato nos ordenó dividirnos en grupos de cuatro para compartir nuestra tarea con los demás y prepararnos para compartirla con el resto de la clase. El grupo que tuviera más para contribuir ganaría el premio que había mencionado el viernes, golosina de la máquina expendedora.
Eran cosas como estas las que hacían que el Sr. Gladly fuera el profesor que menos me agradaba. Me dio la impresión de que se sorprendería al saber que no le agradaba a alguien, pero eso era solo una razón más para mi desagrado. No creo que haya comprendido por qué a la gente podría no gustarle, o qué tan miserable era el trabajo en grupo cuando no te identificabas con ninguno de los grupos o camarillas de la escuela. Se imaginó que a la gente le gustaba trabajar en grupo porque les permitía hablar y pasar el rato con sus amigos en clase.
Mientras la clase se distribuía, pensé que en evitar quedarme como una perdedora sin ningún grupo al que unirme y sacarme algo más de encima. Me acerqué al escritorio en el frente del salón.
“¿Señor Gladly?”
“Llámame Sr. G. El Sr. Gladly es mi papá”, me informó con una especie de severidad fingida.
“Lo siento, eh, Sr. G. Necesito un nuevo libro de texto”.
Me miro curioso, “¿Qué le pasó a tu viejo libro?”
Empapado con jugo de uva por un trío de arpías. “Lo perdí”, mentí.
“Los libros de texto de reemplazo cuestan treinta y cinco dólares. No lo espero ahora, pero … ”
“Se lo traeré para el final de semana”, terminé por él.
Me entregó un libro de texto, y miré por encima de la habitación antes de unirme al único grupo con espacio para otro más: Sparky y Greg. Habíamos estado en grupo varias veces antes, como las sobras cuando todos los amigos y camarillas se habían unido.
Sparky aparentemente había conseguido su apodo cuando un maestro de tercer grado lo uso de forma irónico, y se había pegado, hasta el punto en que dudaba que nadie, excepto su propia madre, supiera siquiera su verdadero nombre. Era un baterista, de pelo largo, y estaba tan desconectado de la realidad que podías dejar de hablar en medio de una oración y no se daría cuenta. Simplemente pasaba por la vida aturdido, presumiblemente hasta que podio hacer lo suyo, que era su banda.
Greg era todo lo contrario. Era más inteligente que el promedio, pero tenía una manera de decir cada pensamiento que se le venía a la cabeza: su pensamiento no tenía frenos. O dirección. Hubiera sido más fácil estar en un grupo solo con Sparky y esencialmente hacer el trabajo por mí misma de lo que sería trabajar con Greg.
Saqué mi parte de la tarea de mi nueva mochila. El Sr. Gladly nos había pedido que ideáramos una lista de formas en que las capas habían influido en la sociedad. Entre los varios pasos de mi preparación para mi primera noche de disfraz, me había tomado el tiempo para arreglar mi proyecto de arte y había presentado una lista bastante completa para la tarea del Sr. Gladly. Incluso había usado recortes de periódicos y revistas para apoyar mis puntos. Me sentí muy bien al respecto.
“No hice mucho,” dijo Greg, “me distraje con este nuevo juego que recibí, es realmente muy bueno, se llama Space Opera, ¿lo has jugado?”
Un minuto después todavía estaba hablando sobre el mismo tema, a pesar de que no le estaba prestando atención o dándole ningún comentario sobre lo que estaba diciendo, “… tienes que entender que es un género, y es uno en el que realmente me he metido últimamente, desde que comencé a ver este anime llamado – ¡Oh, oye, Julia! “. Greg se separó de su monólogo para saludar con suficiente energía y emoción que me sentí un poco avergonzada solo estar sentada a su lado. Me volví en mi asiento para ver a uno de los amigos de Madison entrar tarde.
“¿Puedo estar en el grupo de Madison?”, Preguntó Julia al Sr. Gladly.
“Eso no sería justo. El grupo de Greg solo tiene tres personas. Ayúdalos “, dijo el Sr. Gladly.
Julia caminó hacia donde estábamos sentados e hizo una mueca. Solo lo suficientemente alto para que lo oigamos, ella murmuró algo disgustada, “Ew”. Sentí casi lo mismo de que ella se uniera a nosotros.
Fue cuesta abajo desde allí. El grupo de Madison se movió, así que las cuatro estaban sentadas al lado de nuestro grupo, lo que permitió que Julia hablara con ellas mientras aún estaba sentada con nosotros. La presencia de todas las chicas populares y atractivas en la clase solo puso a Greg más nervioso, y comenzó a tratar de insertarse en su conversación, solo para ser ignorado. Fue embarazoso verlo.
“Greg”, le dije, tratando de distraerlo del otro grupo, “Esto es lo que hice durante el fin de semana. ¿Qué piensas?”
Le entregué el trabajo que había hecho. Para su crédito, le dio una lectura seria.
“Esto es realmente bueno, Taylor”, dijo, cuando terminó.
“Déjame ver”, dijo Julia. Antes de que pudiera detenerlo, Greg obedientemente le entregó mi trabajo. La vi mirar por encima y luego la arrojó a la mesa de Madison. Hubo algunas risas.
“Devuélvemelo”, dije.
“¿Devolver qué?”, ​​Dijo Julia.
“Madison”, le dije, ignorando a Julia, “Devuélvemelo”.
Madison, linda y pequeña y objetivo del amor de la mitad de los chicos de nuestro grado, se volteó y logró una mirada y tono combinados de tal condescendencia que un hombre adulto se estremecería, “Nadie te está hablando, Taylor”.
Eso fue todo. A menos que corriera hacia el maestro y me quejara, no iba a recuperar mi trabajo, y cualquiera que considerara esa opción claramente nunca ha estado en la escuela secundaria. Greg miró entre las chicas y yo con una especie de pánico antes de caer en un ataque de disculpas. Sparky tenía la cabeza apoyada en el escritorio, ya sea dormido o cerca ello, y me quedé furiosa. Hice un intento de tratar de salvar las cosas, pero hacer que Greg se concentrara era imposible, ya que constantemente trataba de disculparse e hizo intentos pateticos para convencer al otro grupo de que devolviera mi trabajo. Se nos acabó el tiempo y el Sr. Gladly eligió a personas de cada grupo para ponerse de pie y exponer lo que se les había ocurrido.
Suspiré cuando el Sr. Gladly eligió a Greg para que hiciera la presentación de nuestro grupo, y me vi obligado a mirar a Greg frustrarlo lo suficiente como para que el Sr. Gladly le pidiera que se sentara antes de que terminara. Greg era uno de esos niños que siempre pensé que los maestros gritaban por dentro cuando levantaban la mano en clase. El tipo de niño que se tomaba el doble de tiempo para responder que cualquier otra persona, y a menudo era medio incorrecto o tan fuera de tema que descarrilaba la discusión. No me podía imaginar lo que poseía el Sr. Gladly para elegir a Greg para hacer la presentación de nuestro grupo.
Lo que empeoró las cosas fue que luego pude ver a Madison relatar mi impresionante lista de formas en que las capas habían cambiado el mundo. Ella usó casi todos mis puntos; la moda, la economía, los Tinkers y el boom tecnológico, el hecho de que las películas, la televisión y las revistas habían sido modificadas para acomodar a las capas celebres, y así sucesivamente. Aun así, se equivocó al explicar cómo habían cambiado a las fuerzas de la ley. Mi idea había sido que con capas calificadas para que aliviaran la carga de trabajo y se encargaran de la mayoría de las crisis de alto perfil, las fuerzas del orden de todo tipo podían entrenar y expandir sus habilidades, lo que las hacía más inteligentes y versátiles. Madison simplemente lo hizo sonar como si tuvieran muchos días de vacaciones.
El Sr. Gladly nombró a otro grupo como los ganadores, en virtud de la gran cantidad de cosas que se les habían ocurrido, aunque insistió en que la calidad del trabajo de Madison era lo suficientemente buena para contar. A partir de ahí, pasó a su lección.
Estaba que ardía y apenas podía concentrarme en la lección, ya que mi poder crepitaba y atraía mi atención desde la periferia de mi conciencia, haciéndome muy consciente de cada bicho dentro de área de 160 metros[1].
Podía desconectarlo, pero la concentración extra que tomó, junto con la ira que sentía hacia Madison y el Sr. Gladly, me distraía lo suficiente como para no poder concentrarme en la lección. Seguí el ejemplo de Sparky y puse mi cabeza sobre el escritorio. Como estaba exhausta por la actividad de la noche anterior, era todo lo que podía hacer para no quedarme dormida. Aun así, pasar la clase medio dormida hizo que pasara más rápido. Me sobresalté cuando sonó la campana.
Cuando todos recogieron sus cosas y comenzaron a salir, el Sr. Gladly se me acercó y dijo en voz baja: “Me gustaría que te quedes unos minutos, por favor”.
Solo asentí y guardé mis libros, luego esperé a que el maestro terminara de negociar dónde encontrarse a los ganadores del concurso de la clase para poder darle sus premios.
Cuando éramos solo yo y el Sr. Gladly en el aula, se aclaró la garganta y luego me dijo: “No soy estúpido, ¿sabes?”.
“Está bien”, respondí, insegura de cómo responder.
“Tengo una idea de lo que sucede en mi clase. No sé exactamente quién, pero sé que algunas personas te están haciendo pasar un mal momento “.
“Claro”, dije.
“Vi el desastre que quedo en tu asiento habitual hoy. Recuerdo hace unas semanas cuando pusieron pegamento en tu escritorio y silla. También hubo un incidente que sucedió a comienzos de año. Todos tus profesores tuvieron una reunión sobre eso “.
No pude mirarlo a los ojos cuando trajo el último evento. Me miré los pies.
“¿Y supongo que hay más de lo que no sé?”
“Sí”, dije, aun mirando hacia abajo. Fue difícil explicar cómo me sentía acerca de esta conversación. Me alegré, creo, de que alguien lo hubiera mencionado, pero me molestó que ese alguien fuera el Sr. Gladly. También me sentí avergonzada, como si me hubiera chocado con una puerta y alguien estuviera esforzándose demasiado para asegurarse de que estuviera bien.
“Te pregunté después del incidente del pegamento. Te lo vuelvo a preguntar. ¿Estarías dispuesta a ir a la oficina conmigo, a hablar con el director y el subdirector?
Después de unos momentos de consideración, levanté la vista y le pregunté: “¿Qué pasaría?”
“Tendríamos una discusión sobre lo que ha estado sucediendo. Tu nombrarías a la persona o personas que consideras responsables, y cada una de ellas sería llamada para hablar con el director, a su vez “.
“¿Y serían expulsadas?”, Pregunté, aunque ya sabía la respuesta.
El Sr. Gladly negó con la cabeza, “Si hubiera pruebas suficientes, serían suspendidas por varios días, a menos que hayan hecho algo muy serio. Ofensas adicionales podrían llevar a suspensiones o expulsiones más largas “.
Solté una risita triste, sintiendo que la frustración crecía, “Genial. Entonces, tal vez se pierdan unos días de escuela, y solo si puedo probar que estaban detrás de todo … y si son suspendidas o no, se sienten cien por ciento justificadas en cualquier cosa que le hagan a la soplona para vengarse “.
“Si quieres que las cosas mejoren, Taylor, tienes que empezar en algún lado”.
“Ese no es un punto de partida. Me estaría disparando en el pie “, le dije, tirando de mi bolso sobre mi hombro. Cuando él no respondió de inmediato, salí del aula.
Emma, ​​Madison, Sophia y media docena de otras chicas estaban de pie en el pasillo, esperándome.
[1] La distancia que usa Taylor es una decima de milla, lo que equivale a 176 yardas o 160 metros.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.15 07:34 master_x_2k Caparazon I

Indice > Capitulo Siguiente

___________________________Caparazón I ___________________________

“En serio viniste.”
Levanté la mirada de mi libro de matemáticas para ver a Emma cernirse sobre mi. Ella llevaba un vestido caro que probablemente había sido un regalo que recibió después de sus contratos de modelaje, y su cabello rojo estaba recogido en un complejo nudo que se vería ridículo en el noventa y nueve por ciento de las chicas que intentaran llevarlo. Pero ella podía hacerlo funcionar. Emma era una de esas personas que parecían ignorar la vergüenza social y los problemas pequeños que plagaban a todos los demás. No le salían granos, y cualquier estilo que usara en el cabello o ropa que vestía le quedaba bien, y podía romper prácticamente cualquier código de conducta social de la secundaria y salir impune.
Dios, la odiaba.
El señor Quinlan había terminado la clase quince minutos antes y nos había dado instrucciones de hacer autoaprendizaje antes de dejar el salón. Para la mayoría, esa era una oportunidad de jugar cartas o hablar. Me había propuesto hacer toda la tarea antes de que terminara la clase, para dejarme libre el fin de semana. Al menos, ese había sido el plan, antes de que Emma me interrumpiera.
“Lo gracioso es que,” Contesté, devolviendo mi atención a mi cuaderno, “Eres la única persona hoy que pareció notar que estaba faltando. Si no tienes cuidado, puede que piense que te importa.” No estaba siendo completamente honesta. Mi profesor de arte había notado mi ausencia, pero eso fue solo después que le recordé que no había entregado mi proyecto del semestre.
“La gente no notó que te habías ido porque no eres nadie. La única razón por la que le presté algo de atención es porque me molestas.”
“Yo te molesto a ti,” Levante la mirada de mi trabajo otra vez, “Wow.”
“Cada vez que te veo, es un pequeño recordatorio irritante del tiempo que desperdicié siendo tu amiga. ¿Conoces esos eventos vergonzosos en tu pasado que te incomoda recordar? Para mí, eso es básicamente cada pijamada, cada conversación infantil, cada juego inmaduro al que me arrastraste.”
Sonreí, y entonces contra mi buen juicio, le dije, “Claro. Me encanta como estás implicando que eres siquiera remotamente más madura de lo que eras entonces.”
Extraño como parezca, estaba aliviada de tener a Emma ahí, molestándome. Si esto era todo lo que era capaz de hacerme hoy, significaba que probablemente no tendría que lidiar con más ‘bromas’ en futuro inmediato. Lo que realmente subía mis niveles de ansiedad era cuando ella me ignoraba y me dejaba tranquila. Esa era, generalmente, la calma antes de la tormenta.
“¿En serio, Taylor? Dime, ¿Que estás haciendo contigo misma? No estas yendo a la escuela, no tiene amigos, dudo que estés trabajando. ¿Realmente estás en una posición para llamarme a mí inmadura, cuando tengo todo eso en mi vida y tú… no?
Me reí tan fuerte que las cabezas en el salón giraron en mi dirección. Emma solo pestañó, desconcertada. Por mucho que no quisiera el dinero, técnicamente era veinticinco mil dólares más rica de lo que había sido hace treinta y seis horas. Veinticinco mil dólares me estaban esperando, y Emma decía que lo estaba haciendo mejor que yo, porque recibía unos pocos cientos de dólares cada pocas semanas para que le tomaran una foto para catálogos de centros comerciales.
“Jódete, Emma.” Lo dije lo suficientemente alto para que los demás lo oyeran. “A ver si te avivas un poco antes de intentar insultar a la gente.”
Dicho esto, agarré mis cosas y salí del aula.
Sabía que iba a pagar por eso. Por hacerle frente a Emma, por reírme en su cara. Era el tipo de cosa que la empujaría a ser creativa y pensar en la mejor forma de vengarse por esa pequeña medida de desafío.
No estaba tan preocupada por saltear la clase cinco minutos antes. Si la historia era un precedente, el Sr. Quinlan probablemente no regresaría antes de que terminara la clase. Él rutinariamente dejaba la clase y simplemente no regresaba. Las conjeturas populares entre mis compañeros de clase se inclinaban hacia el Alzheimer, o incluso que nuestro maestro geriátrico con una tripa colgante podría ser una capa. Estaba más inclinada a sospechar que las drogas o un problema con la bebida estaban en juego.
Me sentí bien. Mejor de lo que me había sentido durante mucho, mucho tiempo. Es cierto que hubo dolorosas puñaladas de conciencia cuando pensé demasiado sobre el hecho de que realmente había participado en un delito grave, o la forma en que había aterrorizado a los rehenes. ¿Podía ser culpada si no me tomaba el tiempo para pensar en ello?
Anoche había dormido como un bebé, más por puro cansancio que por una conciencia tranquila, y me desperté a un día que me seguía sorprendiendo con buenas noticias.
Brian se había encontrado conmigo en mi carrera matutina, y me invitó a tomar un café y los mejores muffins que había probado en mi vida, mientras estábamos sentados en la playa. Juntos, nos habíamos tomado diez minutos para revisar los periódicos de la mañana para buscar noticias sobre el robo.
No habíamos aparecido en la primera página de ninguno de los principales periódicos, las primeras buenas noticias. Hicimos la página tres del Boletín, detrás de una historia de una página y media sobre una Alerta Amber[[1]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%204%20Caparaz%C3%B3n.docx#_ftn1) y un anuncio de General Motors. Parte de la razón por la que no habíamos atraído tanta atención fue probablemente porque el banco estaba encubriendo la cantidad robada. Si bien habíamos escapado con más de cuarenta mil dólares, el periódico informaba pérdidas de solo doce. En general, la historia se había centrado más en el daño a la propiedad, la mayoría de los cuales fue causada por Glory Girl y los Pupilos, y el hecho de que la oscuridad que habíamos utilizado para cubrir nuestra fuga había detenido todo el tráfico del centro durante una hora. Había estado tranquilamente eufórica por todo eso. Cualquier cosa que minimice la magnitud del crimen que ayudé a cometer era un buen punto en mi libro.
El siguiente refuerzo del estado de ánimo fue el hecho de que había ido a la escuela. Parecía tonto, calificarlo como un logro cuando los demás lo hacían todos los días, pero yo había estado muy cerca de no volver a hacerlo. Después de haber salteado una semana de clases de la tarde y tres días de clases de la mañana, fue peligrosamente fácil convencerme a mí misma para saltear una más. El problema era que eso volvía la posibilidad de ir a clase mucho más estresante, perpetuando el problema. Rompí ese patrón, y me sentí muy bien al respecto.
De acuerdo, tenía que admitir que las cosas no eran cien por ciento perfectas en lo que respecta a la escuela. Había hablado con mi maestra de arte, y ella me dio hasta el martes para entregar mi proyecto de mitad de período, con una deducción del 10% a mi nota. Probablemente también perdí algunas notas en varias clases por ausentarme o por no entregar las tareas. Uno o dos por ciento, aquí y allá.
¿Pero en general? Fue un gran alivio. Me sentí bien.
Tomé el autobús a los Muelles, pero no me dirigí al departamento. Caminé a lo largo del Paseo Marítimo, hasta que las tiendas comenzaron a desvanecerse y había extensiones más largas de playa. La ruta habitual que la gente tomaba era conducir por una calle lateral fuera de la ciudad, pero para cualquiera que vaya de caminando allí, debe tomar un atajo a través de una serie de campos de apariencia similar. Mi destino estaba lo suficientemente lejos como para pensar que quizás te lo habías pasado de largo.
Oficialmente, era el mercado de Lord Street. Pero si vivías en Brockton Bay, era simplemente ‘el mercado’.
El mercado estaba abierto toda la semana, pero la mayoría de la gente solo alquilaba los puestos los fines de semana. Era bastante barato, ya que se podía conseguir un puesto de cincuenta a cien dólares en un día laborable y de doscientos cincuenta a trescientos los fines de semana, dependiendo de lo ocupados que estuvieran. Los puestos mostraban de todo, desde artesanías de baratijas elaboradas por viejas locas hasta excedentes de las tiendas más caras en el paseo marítimo, reducidas a diez o veinticinco por ciento del precio habitual. Había vendedores de helados y gente que vendía cachorros, había kitsch de turismo y había un desastre de mercancías relacionadas con las capas locales. Había estantes de ropa, libros, computadoras y comida. Si vivías en el extremo norte de Brockton Bay, no hacías una venta de garaje. Conseguías un puesto en el mercado. Si solo quería ir de compras, era tan bueno como cualquier centro comercial.
Me encontré con los otros en la entrada. Brian lucía elegante con un suéter verde oscuro y vaqueros desteñidos. Lisa estaba vestida con un vestido rosa oscuro con medias grises, su cabello recogido en un moño con hebras sueltas enmarcando su rostro. Alec llevaba una camisa de manga larga y unos vaqueros negros ajustados que realmente mostraban lo flacucho que era.
“¿Esperaron mucho?” Pregunté.
“Una eternidad,” fue la respuesta lacónica de Alec.
“Cinco minutos como máximo,” Brian sonrió, “¿Vamos?”
Nos aventuramos en el mercado, donde se exhibía lo mejor que el extremo norte de Brockton Bay tenía para ofrecer. Lo peor del extremo norte era mantenido a raya por los mismos agentes uniformados que verías en el Paseo Marítimo.
Mientras Alec se detenía en un puesto aislado con mercadería de capas, comenté: “Supongo que Rachel no puede pasar el rato con nosotros, ¿no?”
Brian negó con la cabeza, “No. No en un lugar como este. Es lo suficientemente conocida como para llamar la atención de alguien y, a partir de ahí, es solo un pequeño paso descubrir quién es la gente con la que se junta.”
“Y si ella viera eso, se volvería loca.” Lisa señaló a una anciana rotunda que llevaba un perro esponjoso en sus brazos. Llevaba un suéter verde azulado y rosa, y estaba temblando nerviosamente. No conocía mucho de razas de perros como para nombrarla específicamente, pero era similar a un caniche miniatura.
“¿Qué? ¿El suéter? “Pregunté.
“El suéter. El perro siendo cargado. Rachel estaría en su cara, diciéndole a esa mujer que no es la forma en que un perro debería ser tratado. Gritándole, tal vez amenazando con violencia, si uno de nosotros no interviene para manejar las cosas.”
“No se necesita mucho, ¿verdad?”
“¿Para hacerla estallar? No, no mucho,” Brian estuvo de acuerdo, “pero poco a poco aprendes cómo piensa, qué la altera, y puedes intervenir antes de que suceda una situación.”
Lisa agregó, “El gran disparador de Rache es el maltrato de perros. Creo que podrías patear a un niño en la cara, y ella no la haría pestañear. Pero si le das una patada a un perro delante de ella, probablemente te mate en el acto.”
“Lo tendré en mente,” dije. Luego, comprobando dos veces que nadie estaba en posición de escuchar, pensé que era un buen momento para preguntar: “¿Ha matado a alguien?”
“La quieren por asesinato en serie,” suspiró Brian, “es inconveniente.”
“Si los tribunales realmente le dieran un juicio justo, si ella tuviera un buen abogado, creo que le darían homicidio culposo en el peor de los casos, tal vez imprudencia criminal. Al menos por los eventos que sucedieron en ese entonces.” Dijo Lisa, su voz lo suficientemente baja como para que nadie más entre la multitud la captara, “sucedió justo después de que sus poderes se manifestaron. Ella no sabía cómo usar sus habilidades, o qué esperar de ellas, por lo que el perro que tenía con ella se convirtió en el tipo de criatura en la que has visto convertirse a los otros, y porque no estaba entrenado, porque había sido abusado, se salió de control. Fue un baño de sangre. ¿En el tiempo desde entonces? Tal vez. Sé que ella lastimó seriamente a muchas personas. Pero nadie murió en sus manos desde que estamos con ella.”
“Tiene sentido,” dije distraídamente. Entoncesese es uno. ¿Quién era el otro asesino en el grupo?
Alec regresó del puesto vistiendo una camisa de Kid Win.
“Me gusta,” Lisa sonrió, “Irónico.”
Continuamos nuestra caminata por el mercado. Todavía estábamos en las afueras, por lo que no había mucha gente a nuestro alrededor. No era probable que los que nos rodeaban nos oyeran, a menos que utilizáramos palabras, nombres, o frases que llamaran su atención.
“¿A dónde vamos desde aquí?,” Le pregunté.
“Solo es cuestión de entregarle el dinero al jefe más tarde esta noche.” Brian tomó un par de gafas de sol y se las probo, “Lo toma, hace lo que necesita con los papeles, y vuelve a nosotros con nuestra paga. Limpio, imposible de rastrear. Una vez que hayamos recogido nuestra parte, nos alejaremos por un momento, planificaremos nuestro próximo trabajo o esperaremos a que nos ofrezca otro.”
Fruncí el ceño, “Estamos poniendo mucha confianza en él. Le estamos dando una gran cantidad de dinero, ¿Y esperamos que venga y nos pague tres veces esa cantidad? ¿Además de lo que crea que valen los papeles? ¿Cómo sabemos que lo cumplirá?
“Precedente,” dijo Brian mientras se probaba otro par de lentes de sol, bajando la cabeza para examinarse en el espejo que colgaba del costado del puesto. “No ha jodido con nosotros todavía. No tiene sentido que nos engañe, cuando ya ha invertido más que eso en nosotros. Si estuviéramos fallando la mayoría de nuestros trabajos, tal vez conservaría el dinero para recuperar sus pérdidas, pero lo hemos hecho bien.”
“Está bien,” asentí, “puedo creer eso.”
Me sentí como un poco en conflicto sobre el plan ‘tómalo con calma y espera’. Por un lado, tomar un descanso sonaba increíble. La última semana fue intensa, por decirlo suavemente. Por otro lado, de alguna manera apestaba que no estaríamos en otro trabajo, ya que estaría esperando mucho más para tener la oportunidad de obtener más detalles sobre el jefe. Solo tendría que esperar encontrar algo esta noche.
“Vamos,” Tattletale me sonrió, agarrando mi muñeca, “Te robaré un momento.”
“¿Eh?”
“Vamos a ir de compras,” me dijo. Dirigiéndose a Brian y Alec, ella dijo: “¿Nos separaremos, nos encontraremos con ustedes dos para cenar? A menos que quieran venir y pararse sosteniendo nuestros bolsos mientras nos probamos la ropa.”
“No tienes ningún bolso,” señaló Alec.
“Es una expresión. ¿Quieren ir a hacer lo suyo o no?
“Lo que sea,” dijo Alec.
“Eres un idiota, Lise,” Brian frunció el ceño, “acaparando a la chica nueva para ti.”
“Tu tienes tus reuniones de la mañana con ella, yo quiero ir de compras, supéralo,” Lisa le sacó la lengua a Brian.
“Bien,” Brian se encogió de hombros, “¿Fugly Bob[
[2]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%204%20Caparaz%C3%B3n.docx#_ftn2) para cenar?”
“Suena bien,” asintióLisa. Ella se giró hacia mí, con las cejas arqueadas.
“Me apunto para Fugly Bob’s,” admití.
“No gastes tanto que llames la atención,” advirtió Brian.
Nos separamos de los muchachos, Lisa envolviendo su brazo alrededor de mis hombros y hablando de lo que quería conseguir. Su entusiasmo fue atrapador, y me encontré sonriendo.
Asesino. Tenía que recordarme a mí mismo. Uno de estos tres era un asesino.
[1] Una Alerta Amber es un termino real para un aviso que se da en Estados Unidos cuando un niñ@ desaparece. Se dan avisos y se pone al tanto a las autoridades en general para que estén atentos.
[2] Fugly es una conjunción de Fucking Ugly. La traducción sería algo como el Asquerosamente Feo Bob. Es una cadena de comida rápida ficticia similar a McDonald’s.

Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2015.06.19 21:20 bitexla Reporte Semanal #2 Junio 2015 I Análisis de Mercado de Bitex.la

Durante la última semana la moneda digital operó una fuerte suba desde el mínimo en USD 226.83, llegando a un máximo de USD 257.39, precio que alcanzó luego de cinco swings acompañado por volúmenes operados que no se veían en mucho tiempo. Luego de alcanzar el máximo, vemos claramente tres swings a la baja y en la última jornada vemos una lateralización del precio. Entendemos que si supera la resistencia sobre los USD 250 podría reconstruirse la tendencia.
https://d262ilb51hltx0.cloudfront.net/max/800/1*eIfRAAJTiXHu1uziT4GrSw.png
Hoy 19/06/2015 (a las 13 hs UTC) el Bitcoin opera en USD 245.99, probablemente veamos una corrección hacia la zona del círculo azul en las próximas horas, deberemos esperar y ver si despega arrimándose a los USD 250.
La red social ​​Reveal impulsada por cryptocurrencys ha cerrado una financiación de 1.5 millones con inversores que incluyen a Mike Hirshland de Resolute Ventures, Boost VC, Digital Currency Group y el Fondo StartX Stanford.
Fundada por Matt Ivester, ex director general de la red social Kindr, así como el sitio de noticias de chismes universitarios JuicyCampus y el CTO de Kindr Josh Beal, Reveal esta mejor descripta como una aplicación móvil social de Q & A orientada visualmente.
Al igual que Instagram, SNAPCHAT, Vine y otras nuevas redes sociales, Reveal apunta a usuarios en la escuela secundaria y la universidad. A diferencia de estos líderes del mercado, Reveal ofrece una combinación única de garabatos, fotos, vídeos y criptomonedas.
Ivester dijo a CoinDesk:
“Para una red social, más que la mayoría de las empresas, los usuarios realmente aportan una enorme cantidad de valor al decirle a sus amigos acerca de la red para que crezca, pero luego también sobre una base del día a día contribuye el contenido que atrae otros usuarios y los mantiene regresando “.
Al igual que con anteriores esfuerzos de orientación social en el espacio de la criptomoneda, revelan que la moneda será emitida en cantidades limitadas y distribuida a los usuarios como ingresos por publicidad.
Sinergia Social
Con la creación de este mercado , Ivester explicó,los objetivos de Reveal, primero apelando a una audiencia clave que tal vez podría ganar el máximo provecho de la herramienta — influenciadores en otros sitios web sociales.
Ivester dijo que Reveal ha estado trabajando con prominentes usuarios de Instagram y vid que ya tienen un gran número de seguidores con la esperanza de que su Q & A encuentre apelación.
Continuó:
“Ellos pueden decir: ‘Si de verdad quieres llegar a conocerme, no sólo ver mis fotos o videos de entretenimiento, tienen que seguirme en Reveal’, porque eso es lo que realmente estamos haciendo aquí. Creemos que eso es realmente un gran crecimiento de estrategia para nosotros “.
Filosofía de usuario
Es de destacar, es que los fundadores de Reveal han optado por un modelo de ingresos primero en la comunidad dado que la aplicación podría haber encontrado un público aún sin una ficha de proporcionar un incentivo.
El hecho de que el intercambio de valor con los usuarios puede que no sea “la decisión de negocio perfecto”, fue reconocido por los fundadores. Sin embargo, Ivester dijo que era “lo que hay que hacer”, lo que sugiere que Reveal podría atraer a los usuarios que se sienten disgustados por los enfoques de generación de ingresos de otros gigantes de la red social.
“Creo que podemos crear un mejor UX a través de este,” Beal comentó. “Algunos usuarios están molestos por los anuncios en Facebook, se sienten como que no es algo que les beneficia.”
En cuanto a cómo van a tratar de educar a su audiencia sobre la criptomoneda, tanto Beal como Ivester indicaron que ellos creen que el concepto de propiedad comunitaria será inherentemente entendido por la audiencia de Reveal, incluso si los detalles técnicos son más ajenos a los usuarios.
Buscando el crecimiento
Aunque entusiasmados con las posibilidades de revelar la moneda, Ivester y Beal trataron de subrayar su creencia de que la experiencia del usuario de la aplicación puede valerse por sí misma.
“Reveal es una forma de mostrar su personalidad a través de fotos y videos. El contenido se siente mucho más personal que las otras redes. Hay texto, foto y video, así que se siente como si estuvieran teniendo una conversación con alguien”, dijo.
Ivester indicó que Reveal utilizará los fondos para escalar su equipo, construir una aplicación para Android y comenzar a explorar las posibilidades para el uso continuado de revelar la moneda en las nuevas formas de la red.
Y concluyó:
“Hay mucho más que queremos hacer, y esto va a permitir que lo hagamos aún más rápido.”
Gyft y el desarrollador de Bitcoin API Chain se han asociado para crear Gyft Block, una plataforma de negociación con el objetivo de facilitar el intercambio de tarjetas de regalo.
Anunciado en el MoneyConf de Belfast, la noticia marca el más reciente paso del CEO de Gyft Vinny Lingham en la transición de su compañía de tarjetas de regalo para moviles, uno de los comerciantes más activos de Bitcoin a un partidario más directo de su tecnología subyacente.
Gyft Block es parte de la misión más amplia de Gyft para digitalizar tarjetas de regalo para que puedan ser negociadas de forma segura utilizando la contabilidad pública del bitcoin, la blockchain. ‘Tarjetas de regalo 2,0’ se denomina, el ambicioso proyecto que fue revelado por primera vez en el SXSW de marzo y siguio ncon la propia participación de Lingham como asesor e inversor en los llamados ‘2.0’ cripto empresas, incluyendo Koinify y Trustatom.
Un comunicado de Gyft implicaba que la plataforma podría resolver los problemas reales para el mercado de tarjetas de regalo de $ 100 mil millones:
“Los consumidores pueden canjear diferentes formas de valor digital en una sola transacción: por ejemplo, un consumidor puede comprar una taza de café por la combinación de una tarjeta de regalo, punto de recompensa de marca y promocional, ya que todos los activos digitales basados en blockchain operan en el mismo abierto normas “.
En un documento adjunto, la cabeza de los proyectos especiales de Gyft, Guillaume Lebleu sugiere Gyft Block buscaría establecer un API común para los emisores de tarjetas de regalo que se replicaria a las redes de crédito y débito.
Nuevo libro blanco
Seguimiento de Lebleu ofrece una visión general de los bloques de construcción tecnológicos en los que se basan las tarjetas de regalo, y cómo Gyft cree migrar estos atributos a la blockchain podría ser beneficioso.
“Crédito y débito requieren una infraestructura estándar entre miles de instituciones financieras y millones de comercios … Una tarjeta de regalo, por el contrario, es un instrumento singular normalmente redimido sólo con el comerciante que lo emitió,” explica.
En el post, Lebleu pasa a describir las formas en que Gyftblock permitirá a los proveedores emitir tarjetas de regalo en la blockchain que puede ser mediante programación compatible con las leyes locales.
Por ejemplo, la tecnología multisig permitiría a las claves de una billetera Bitcoin tener un activo de tarjeta de regalo para ser distribuidos entre varias partes, incluyendo el emisor, titular de la tarjeta y de terceros para ayudar a hacer cumplir las normas necesarias.
“El director del programa de co-firma es de confianza para hacer cumplir los términos y reglamentos de los activos, incluyendo los límites de gastos diarios y las transferencias no autorizadas, al rechazar cualquier transacción que no cumpla”, continúa.
Los costes de emisión de tarjetas de regalo en la blockchain también son favorables para el costo de impresión de tarjetas de regalo de plástico, dice Lebleu.
Su mensaje concluye:
“En última instancia, las billeteras inteligentes serán capaces de conectarse a los mercados, identificar oportunidades de arbitraje y realizar en las complejas cadenas de fondo de comercio que maximiza la capacidad de compra de los consumidores sin comprometer su privacidad o control.”
MonetaGo, un nuevo intercambio con la ambición de tomar bitcoin “global”, puesto en marcha en 40 países en la actualidad.
Primero anunciado en abril, la plataforma ofrece bitcoin compra y venta en 28 monedas locales. Como un twist, los usuarios de MonetaGo también pueden “Fix” o “peg” su bitcoin a estos diversos tipos de cambio.
En declaraciones a CoinDesk,el emprendedor en serie Jesse Chenard, CEO de MonetaGo, dijo:
“La Moneda digital se supone que es este fenómeno global que va a permitir la transmisión transparente de los fondos a través de fronteras, pero la realidad es que el 90 y pico por ciento de todo el comercio bitcoin sucede en sólo tres monedas.”
Al extender los servicios a mercados desatendidos fuera del dólar, el yuan y el euro, Chenard y sus co-fundadores esperan hacer bitcoin más accesible y rentable para los nuevos usuarios.
En la superficie, la interfaz de MonetaGo es poco diferente a otras. Sin embargo, bajo el capó de la plataforma — construida utilizando la tecnología alphaPoint — tiene acceso a 35 libros de pedidos de una red de intercambios regionales asociadas, a través de su API.
Chenard dijo que la plataforma tiene como objetivo alcanzar los 50 socios a finales de 2015.
Valor fijo
Al igual que Bitreserve, MonetaGo ofrece a los usuarios la capacidad de “arreglar” su valor bitcoin a cualquiera de sus 27 monedas de la región. Sin embargo, mientras que el primero no ofrece la opción de cobrar ‘Bitdollars’ a dólares reales (sólo bitcoin), MonetaGo lo hace.
La capacidad de enviar este valor fijo en bitcoin a otros usuarios, quienes pueden convertirlo a otras monedas, podría ser beneficioso para las empresas, no sólo para los consumidores, dijo Chenard.
Además de proteger a ambas partes de la volatilidad del bitcoin, el proceso podría acelerar los pagos a las empresas que carecen de una red bancaria correspondiente rápida y fiable entre ellas.
“Usted tiene un saldo de $ 12 y termina teniendo que gastar otros $ 45 para conseguir sus 18 dólares.”
Chenard dice que está “todavía racionalizando” cómo la gente va a utilizar esta funcionalidad ‘enviar’. Por ahora, la atención se centra en conseguir relaciones bancarias de MonetaGo herméticas, para asegurar que fiat dentro y fuera de las rampas sea suave.
En términos de tasas, la plataforma será gratuita por las primeras semanas, después la carga sera de entre el 0,1% y el 0,5% por el comercio, dependiendo del volumen mensual de cada usuario.
“Si va a convertir en dos ocasiones [utilizando la función” enviar “] que estamos buscando la manera de reducir a la mitad esa tasa ya que estamos doblando la carga en ese punto”, dijo el director general.
MonetaGo es financiado privadamente por un puñado de inversionistas, incluyendo Chenard, quien dice que es probable que el Exchnage recaude una ronda en “bastante poco”.
Junto Chenard, cuya empresa Tremor vídeo salió a bolsa en 2013, el equipo de la fundación de MonetaGo incluye al “co-fundador en serie” de Chenard OCM Tad Davis, ex-CEO alphaPoint Margaux Avedisian y de Igot Patrick Manasés.
La start-up Eliptic ha anunciado una nueva herramienta de visualización para la blockchain que dibuja las conexiones entre varios mercados oscuros conocidos e intercambios Bitcoin.
Llamado el “Bitcoin Big Bang”, la característica es parte de una oferta dirigida a las empresas que buscan reforzar sus esfuerzos contra el lavado de dinero.
La herramienta, que muestra una web interactiva de entidades blockchain, muestra como la Ruta de la Seda, por ejemplo, se conecta a varios ‘Intercambios conocidos’ que opera actualmente.
el CEO de Eliptic James Smith dijo a CoinDesk que la empresa del Reino Unido tiene la intención de lanzar una API en julio, que ofrecerá una gama más amplia de información a los clientes participantes, un grupo que probablemente incluirá intercambios y otras empresas que se ocupan de los bitcoins en nombre de los clientes.
Según Smith, las identidades de los intercambios en la herramienta fueron retenidos porque “pensamos que sería más perjudicial para su negocio y nuestra relación con nombres”, haciendo hincapié en que el objetivo del proyecto no es reducir la privacidad de la blockchain, si no para poner más información en manos de las empresas que la necesitan para mantenerse en regla.
Le dijo a CoinDesk:
“Queremos ayudar a aquellas empresas de una manera más rigurosa a tener en cuenta las transacciones que podrían estar relacionados con la actividad criminal”.
El anuncio refleja un cambio hacia el cumplimiento por el custodio bitcoin, que puso en marcha el año pasado y recaudó $ 2 millones en financiación inicial en julio de 2014.
La compañía va a competir con Chainalysis y Coinalytics, ambas ofrecen herramientas de visualización en tiempo real de la blockchain de bitcoin.
Compra Bitcoin en Pesos en nuestra sucursal. Ya puedes comprar Bitcoin al mejor precio de mercado utilizando las nuevas sucursales de Bitex.la en Buenos Aires y Santiago de Chile . Acércate con tu código personal BITEX y tu DNI, Cédula o Pasaporte y en menos de una hora tienes el saldo acreditado en tu cuenta para comprar bitcoin.
Encontra nuestras sucursales!
Nos pueden encontrar en:
https://bitex.la
http://facebook.com/bitex.la
http://twitter.com/bitexla
https://plus.google.com/+bitexla
https://instagram.com/bitex.la
https://bitexla.tumblr.com
Visita Bitex.la¿Qué es Bitex.la? Bitex.la es un mercado de compra y venta de Bitcoin lider en Latino America. La plataforma permite operar bitcoin de manera profesional contra dolares americanos. Cuenta con una robusta red financiera que permite a los usuarios operar casi desde cualquier país del mundo sin restricciones.
¿Queres aprender sobre bitcoin? Estamos lanzando un nuevo espacio educativo sobre el bitcoin de una manera simple y amistosa. Si tienes dudas o quieres aportar de alguna manera nos podes contactar en cualquier momento.
Visitanos!
submitted by bitexla to Bitcoin [link] [comments]


TIPOS DE AMIGOS EN LA SECUNDARIA  Gonzok - YouTube COSAS QUE DEBES HACER SI ERES NUEVO EN LA ESCUELA  Veruzka Molina ¿Cómo hacer que tu club o producto deportivo sea rentable? Cómo hacer que te RESPETEN EN GRUPOS - Russell Brand CÓMO SOBREVIVO A LA SECUNDARIA - STORYTIME! + TIPS 8 easy pranks to make in the College to Friends Hice ESTO y me VOLVÍ POPULAR - Lau Forma muy facil de hacer nuevos amigos Broma en la escuela

Una carta para mis amigos de la escuela Upsocl

  1. TIPOS DE AMIGOS EN LA SECUNDARIA Gonzok - YouTube
  2. COSAS QUE DEBES HACER SI ERES NUEVO EN LA ESCUELA Veruzka Molina
  3. ¿Cómo hacer que tu club o producto deportivo sea rentable?
  4. Cómo hacer que te RESPETEN EN GRUPOS - Russell Brand
  5. CÓMO SOBREVIVO A LA SECUNDARIA - STORYTIME! + TIPS
  6. 8 easy pranks to make in the College to Friends
  7. Hice ESTO y me VOLVÍ POPULAR - Lau
  8. Forma muy facil de hacer nuevos amigos
  9. Broma en la escuela

La forma más fácil de hacer amigos es aprovechar bien las oportunidades en vez de quedarnos callados, tímidos y agazapados en un rincón esperando a que alguien nos hable. Mi facebook: https ... Te enseño como hacer 5 Bromas fáciles y divertidas para trollear a tus amigos en el colegio. ... BROMAS para HACER en LA ESCUELA / Útiles escolares COMESTIBLES! ... ¡Bromas Para Trollear A Tus ... Todos esos seres que se encuentran en la Secundaria, en un sólo video. CONTACTO: [email protected] Facebook https://www.facebook.com/GonzokOficial ... El día de hoy quise hacer un vídeo pensando en el regreso a clases, especialmente en aquellas personas que deben cambiarse de escuela y puede resultarles difícil 'iniciar de nuevo'. 50 BROMAS QUE TIENES QUE HACER PARA QUE TE ODIEN ... 10 Increíbles Métodos Anti Trampa En Exámenes De Escuela - Duration: ... TOP- Las mejores bromas para hacer en la escuela 2017 ... 9 TRUCOS para ser POPULAR y que TODOS te RECONOZCAN SIGUEME EN INSTAGRAM: @_lauraagudelo Fuente; eslamoda.com ♠ ¡COMPARTE con tus amigas/os y SUSCRIBETE! - h... Cómo sobrevivo a la secundaria - Storytime Les cuento cómo ha sido para mi empezar la secundaria y cómo me organizo para sobrevivir! jaja Ganadora: YARA MOLINA (Ecuador) muchas felicitaciones!!!! Tras la visita a diversas instalaciones deportivas en el stage #UnisportLondon compartimos varias conclusiones, experiencias y contenidos en referencia a cómo las entidades deportivas londinenses ... Más información sobre la Univerisdad del Carisma: http://bit.ly/universidad-del-carisma ¡Suscríbete! Ayúdanos a llegar al millón: https://goo.gl/I7Bnqg Segun...